• Caracas (Venezuela)

Boris Santos Gómez Uzqueda

Al instante

América Latina: políticas públicas para ciudades digitales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Parlamentos nacionales y legislaturas estadales y, fundamentalmente, urbano/municipales estarán en el reto de legislar nuevas normas para un paradigma de administración de las ciudades digitales CD. Algunos analistas las denominan “ciudades inteligentes”.

Las políticas públicas para las CD están orientadas a redibujar toda la planeación y estrategia urbana.

La sociedad, de manera activa/proactiva y desde las redes están motivando a recambios en la forma de pensar/hacer/construir ciudad.

El principal objetivo de una nueva CD es generar calidad de servicios para la ciudadanía, a costo accesible; incorporar la creatividad e innovación a las tradicionales formas de planificación estratégica de ciudades.

La principal llave de este proceso es la tecnología cuyo receptor de la modernidad, en términos digitales, es la ciudad: el hábitat humano principal.

Las CD hoy debe tener la capacidad de acceso pleno y capacidades tecnológicas: ¿cómo es el acceso a Internet en las escuelas/universidades públicas?, ¿cómo el acceso de servidores públicos y de ciudadanos a plataformas de servicios online? Ancho de banda/calidad.

La tecnología en redes de transporte público: sistemas que permitan de manera eficiente gestionar y optimizar la interoperabilidad de las infraestructuras de transporte. Coste del servicio. Tiempo y lugar de recorrido. Formas de pago. Uso de combustible. Capacidad de transporte de número de pasajeros. Rotación de choferes. Comodidad del transporte público y otros tópicos.

La tecnología hace de CD más amigables con el medio ambiente: transporte alternativos: alquiler de bicicletas, carril-bici, zonas de movilidad peatonal exclusiva.

La infraestructura controlada por redes: número y ubicación de condominios, acceso a servicios, seguridad, acceso a redes, hospitales, y de profesionales que trabajan en el sector salud, eficiencia y sistema de servicios de salud pública con que cuenta la ciudad, sistemas de atención y cuidado a personas mayores, indicadores de criminalidad y aplicaciones de servicios: integración de bomberos, policía, servicios de rescate, servicios de ambulancia y servicios de desastres municipales.

La CD puede contener mapas, calles, registros, sistemas de ductos y acueductos y planos digitalizados para facilitar catastros y evaluaciones.

Aplicaciones que informen, interactúen y estén al día con información de indicadores económicos, ofertas de empleo, de negocios, profesionales cualificados en el sector financiero y otros. Las “páginas amarillas” tecnológicas en la mano y a un clic.

CD tiene que ver con reducción de pasos administrativos para cobro de impuestos, permisos y patentes para apertura de nuevos restaurantes, de nuevos negocios y fundamentalmente controles online de servicios.

La CD en una aplicación que informe posibilidad de ejercicio de la vitalidad cultural: espectáculos musicales, teatro, cines, restaurantes, museos con presencia online.

Finalmente, la nueva CD que permanentemente entrene y capacite a sus legisladores locales en diseño, elaboración y ejecución de políticas públicas para construir los modelos de nueva CD en donde los vecinos participen en “asambleas ciudadanas” a través de las redes, interactuando, proponiendo y eliminando filas o colas en pago de servicios, impuestos y otros.

El turismo debe ser privilegiado. Unificar portales y aplicaciones de alta información, veraz, precisa de funcionamiento de servicios ciudadanos en todas las áreas.

La planeación estratégica apoyándose en la tecnológica ya es imprescindible: sabiendo número de habitantes, distritos, usuarios de agua, luz, escuelas, hospitales, servicios de transporte, se pueden direccionar los fondos de la ciudad a mejorar sistemas urbanos de educación, salud, vivienda, transporte. Ello redundará en mejoramiento de presupuestos, reducción de costos y mejor utilización de recursos.

La inteligencia social nos lleva a la innovación social, en la cual es fundamental integrar, colaborar y hacer partícipe a la sociedad civil en el desarrollo de las CD.

La tecnología va de la mano de la cívica y la participación política: todos los servidores públicos deben tener “oficinas virtuales abiertas” de atención ciudadana, prácticamente, 24 horas al día.

Con la tecnología y la lógica de construir ciudades digitales las leyes urbanas y territoriales deben ser un instrumento flexible y que se muevan frecuentemente para mejor desarrollo e innovación de inversiones que mejoren capacidades tecnológicas de las ciudades.

*Consultor del sector privado

@bguzqueda