• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Su debacle favorita?

Basta que el reloj marque el primer minuto del mes de septiembre, para que emerja el recuerdo de los equipos que pasaron a la historia por padecer alguno de los colapsos más dramáticos en las memorias de las mayores. El calificativo parte del supuesto, que para ese primer día del noveno mes del año, y el último de la campaña regular, una escuadra cualquiera que ocupara el primer lugar, termina fuera de la post temporada. La perspectiva ha cambiado con el tiempo. Hasta 1968 el drama se limitaba a cada circuito en su totalidad. Pero a partir de 1969 cuando las ligas fueron partidas en dos, los escenarios se vieron limitados a las divisiones. En cualquier caso, la caída suele poseer ribetes de incredulidad. Asimismo, cada quien tiene su relato favorito. Bien por las circunstancias en que se produjo la rodada, o porque afectó a un conjunto por el que se profesaba una estima particular.

En realidad no sabemos por qué, pero cada vez que el tema es colocado sobre la mesa de discusiones, lo primero que acude a nuestra mente es el derrumbe de los Filis de Filadelfia en 1964, y el de los Cachorros de Chicago en 1969, en el sector Este de la misma Liga Nacional. Quizás tenga que ver con que eran nuestros días de aficionados irredentos, pero es que también observamos cómo nuestros preferidos Dodgers de Los Ángeles con los envíos de Sandy Koufax a la cabeza, cayeron en 1962 y no llama tanto la atención. Un misterio.

Como misterio es, tratar de ubicar el preciso momento en que el mundo comenzó a caerles encima. ¿Cuál fue ese punto de inflexión, que decretó sin saberlo, que el cuento tendría otro final. Por ejemplo los Filis. El 21 de septiembre de 1964 disfrutaban desde la azotea una ventaja de cinco juegos y medio sobre los Rojos de Cincinnati y seis por encima de los Cardenales de San Luis. Sólo les restaban once partidos, aunque en horas de la noche cayeron 1 a 0 en casa ante los Rojos. La única rayita de Cincinnati, en la parte alta del sexto inning, llegó con dos outs de la forma más “insólita”. El cubano Hiraldo “Chico” Ruiz se robó el plato. ¿Sería esa jugada el punto de inflexión que marcó el inicio del desplome?

Filadelfia perdió nueve de los once desafíos restantes. El pánico del manager Gene Match ante la inminente eliminación alcanzó su punto culminante al enviar a sólo dos de sus abridores – Chirs Short y Jim Bunning – a comenzar siete de los últimos nueve partidos. Short tuvo marca de 0-2 y Bunning de 0-3 en ese lapso. Filadelfia no sólo perdió la punta. Al final bajó hasta el tercer puesto mientras los Cardenales se apoderaban del banderín.

El 14 de agosto de 1969, los Cachorros mantenían orgullosos una diferencia de nueve encuentros y medio sobre los Mets de Nueva York desde la punta del Este. Aunque antes de la primera jornada de septiembre, la distancia se había acortado a cuatro juegos sobre los mismos Mets. ¿Cuál fue el punto de inflexión que determinó el despeñadero de los Cachorros?

Cuenta la leyenda que se remonta al 9 de julio en Shea Stadium, el hogar de los Mets. Tiende a no prestársele interés, porque antes del encuentro, Chicago sostenía una ventaja sobre Nueva York de cuatro partidos, y cómo ocurrió más adelante, los Mets se desprendieron a 14 y medio. La cosa tendría un efecto sicológico. Tom Seaver blanqueó a los Cachorros 4 a 0. Apenas recibió un hit, un sencillo del novato Jim Qualls con dos outs en el noveno para arruinarle un juego perfecto. En septiembre, Chicago perdió 18 de sus 28 encuentros para terminar relegado a la segunda casilla, a ocho juegos de los campeones divisionales, los Mets.

¿Su debacle favorita?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Humberto Acosta

Periodista egresado d ela UCV. Escritor. Locutor. Comentarista de beisbol.

Histórico