• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Triple play

4. Miguel Cabrera, beisbolista venezolano, factura una ganancia de 23 millones de dólares | Portafolio.co

Miguel Cabrera

La cosa se ha puesto buena. Para bien del beisbol.

Al comenzar la elaboración de esta columna ayer por la mañana, Miguel Cabrera conservaba intactas sus opciones de convertirse en el primer triple coronado en una temporada de grandes ligas, desde 1967 cuando Carl Yastrzemski lo hizo en la misma Liga Americana con los Medias Rojas de Boston. El toletero venezolano de los Tigres de Detroit proseguía al frente de los departamentos de bateo y remolcadas. Entretanto, continuaba en la segunda casilla en la lista de los primeros jonroneros. Sin embargo, la situación no era tan confortable como pudiera parecer.

Sobretodo porque sólo restaban seis fechas del calendario regular. Un lapso reducido, pero abundante en opciones si consideramos la cercanía de sus rivales.

A ver. En la categoría del promedio ofensivo más encumbrado, aparecía un retador de cuidado, Joe Mauer, el catcher de los Mellizos de Minnesota. Se encontraba a cuatro puntos de los 327 de Cabrera con un average de 323. Lo de "retador de cuidado" no es sólo una cortesía de parte nuestra. Si alguien no lo sabe, Mauer tiene en su haber tres títulos de bateo.

Mike Trout, el novato maravilla de los Ángeles de Los Ángeles, proseguía al acecho. Era el tercero de la fila con un nada subestimado e igual average de 323. En las carreras empujadas el panorama era más alentador.

No para cantar victoria, aunque las 133 impulsadas de Cabrera eran escoltadas por las 124 de Josh Hamilton, de los Rangers de Texas. La situación crítica estaba en los cuadrangulares. Los 42 de Cabrera, en compañía del dominicano Edwin Encarnación con Toronto, se hallaban detrás de los 43 de Hamilton y sólo uno por delante de Adam Dunn, de Chicago. Una puesta en escena que podía trastocar su marco de una fecha a otra por lo desconcertante que pueden ser las estadísticas del juego.

Otro de los doce bateadores que consiguió la triple corona fue Mickey Mantle, el toletero ambidiestro de los Yanquis de Nueva York, durante la campaña de 1956.

No resulta exagerado suponer que Mantle se impuso sin muchos inconvenientes.

Fue el líder bate de la Liga Americana con un promedio de 353, mientras fue el primero con 52 cuadrangulares y 130 carreras empujadas.

No obstante, en el average y en las impulsadas, tuvo un par de adversarios tanto o más enconados, que los que ahora mismo vigilan a Cabrera. Si no, vean cómo estaba la situación de Mantle para una fecha como la de hoy y mañana.

La corona de los vuelacercas se encontraba segura. Ya tenía su tope de 52 y quien lo escoltaba era Vic Wertz con 32. Pero en bateo su average de 353 era seguido de cerca por el 348 de Ted Williams.

En las impulsadas, el primer puesto lo defendía con 128 remolcadas, de las 124 que sumaba Al Kaline.

¿Qué ocurrió? Mantle y los Yanquis recibieron la visita de Williams y los Medias Rojas. Mantle no estuvo en la alineación abridora en ninguno de los encuentros y falló en ambos como emergente mientras empujó dos carreras con boleto y un rodado dentro del cuadro.

Entre sábado y domingo, Williams sólo pegó un imparable en seis turnos. En Cleveland, Kaline remolcó cuatro anotaciones con un vuelacerca, un tubey y un sencillo en los dos choques con los Indios, pero se quedó corto. En resumen, Mantle 353, Williams 345.

Mantle 130, Kaline 128.

Cabrera no podría permitir- se el lujo de quedarse en el banco como lo hizo Mantle.

Al contrario de estos Tigres, los Yanquis ya tenían en su poder el banderín de la Americana. Aparte, no controlaba la cima de los jonrones. Es probable, que de aquí al 3 de octubre, presenciemos una pugna que no dará una segunda oportunidad para recuperarse.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Humberto Acosta

Periodista egresado d ela UCV. Escritor. Locutor. Comentarista de beisbol.

Histórico