• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Triple play

Miguel Cabrera se siente mejor de la distensión abdominal | FOTO: AP

¿Podrá Cabrera ser el primer venezolano en apropiarse de la triple corona? | Foto: AP

El tema está de moda y cómo eludirlo. Nos referimos a la triple corona de bateo en las grandes ligas. Para los principiantes, sepan que citamos a un toletero que en una misma temporada, termine al frente de los departamentos de los jonrones, las carreras empujadas y el promedio ofensivo. Tal como sucede en este momento con Miguel Cabrera, quien es en realidad el responsable de que el asunto exhiba semejante exposición mediática de unos días a esta parte.

Esta situación evoca una vivida a finales de la campaña de 1993, cuando Andrés Galarraga pujaba con el uniforme de los Rockies de Colorado, por adueñarse del título de bateo de la Liga Nacional. En una de esas semanas, las siete entregas de Tripleplay fueron dedicadas a él. Al final llegó primero a la meta con un average de 370 para transformarse en el primer venezolano en la historia de las mayores en alcanzar ese cetro. ¿Podrá Cabrera ser el primer venezolano en apropiarse de la triple corona? Hasta los encuentros de anoche, Cabrera era el número uno en la Liga Americana con 42 cuadrangulares, 133 remolcadas y un promedio de .331 puntos. Si el bateador derecho de los Tigres de Detroit se convertirá en el primero desde 1967 en alcanzar la hazaña, quizás sólo se sabrá hasta el último día del calendario, el miércoles 3 de octubre. La cosa no es tan sencilla. La prueba está en que a partir del siglo XX, apenas 12 bateadores en catorce oportunidades han podido llevarse la triple gema en una sola temporada.

En la Americana, Nap Lajoie en 1901, Ty Cobb en 1909, Jimmie Foxx en 1933, Lou Gehrig en 1934, Ted Williams en 1942 y 1947, Mickey Mantle en 1956, Frank Robinson en 1966 y Carl Yastrzemski en 1967. En la Nacional, Heinie Zimmerman en 1912, Roger Hornsby en 1922 y 1925, Chuck Klein en 1933 y Joe Medwick en 1937.

De acuerdo a lo que indican las estadísticas, se pudiera concluir que de las tres coronas, la que más dificultad envuelve es la del average en bateo. Al dar un vistazo a los líderes campaña tras campaña, hallarán una elevada cantidad de bateadores que concluyeron en el primer lugar de los cuadrangulares y las impulsadas, pero se quedaron en el camino del promedio ofensivo. Josh Hamilton, el guardabosque de los Rangers de Texas es un clásico ejemplo. Hamilton comparte con Cabrera la cima de los vuelacercas y lo escolta con 123 empujadas.

Dos categorías que eventualmente podría atrapar al considerar que aún restan diez encuentros, tanto a los Tigres como a los Rangers.

Sin embargo, su average es de .287 puntos.

En parte se debe, a que los bateadores de fuerza no suelen ser bateadores de contacto frecuente.

Es una afirmación que pudiera ser contrarestada, aunque cuenta con cierto asidero. Por otro lado, pone de manifiesto el talento superlativo de Cabrera, que pertenece a la estirpe del poder y también a la estirpe del contacto frecuente como lo evidencian sus números, no sólo los de 2012, sino los establecidos a lo largo de toda su carrera.

Entre los triple coronados, el promedio más alto corresponde a Lajoie, quien cerró con un average de 422 puntos. Sin restarle méritos a Lajoie, su hazaña se materializó en la era de la bola muerta. Observen cómo su tope de jonrones fue de 14 mientras impulsaba 125 anotaciones. Las doce ocasiones son pruebas inequívocas de dominio desde el plato, pero si hay una que nos cautiva fue la de Gehrig en 1934. Ese año, el toletero zurdo de los Yanquis de Nueva York fue el primero con 49 cuadrangulares y 165 empujadas, y además, conectó para 363.

La pregunta podemos extenderla a todos, aunque no dejamos de preguntarnos, ¿cómo lo hizo Lou Gehrig?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Humberto Acosta

Periodista egresado d ela UCV. Escritor. Locutor. Comentarista de beisbol.

Histórico