• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La ruleta por el "Más Valioso"

Después de leer una de las columnas de la semana pasada, la fe de Marco Bandres por ver a Miguel Cabrera reconocido como "Más Valioso" de la Liga Americana en 2012, sufrió un rudo golpe.

En la misma, recordamos cómo Ted Williams obtuvo la triple corona de bateo en las temporadas de 1942 y 1947 con los Medias Rojas de Boston, y en ambas ocasiones Williams concluyó en el segundo lugar de la votación, relegado por Joe Gordon y Joe DiMaggio respectivamente. Gordon entonces era el camarero y DiMaggio el jardinero central de los Yanquis de Nueva York. A simple vista, y sin entrar en detalles, las de Gordon y DiMaggio fueron actuaciones destacadas, pero no a la misma altura de la de Williams, numéricamente hablando.

Sin embargo, podemos suponer que resultaron escogidos "Más Valioso" por el efecto que sus actuaciones tuvieron en el equipo: los Yanquis cargaron con el gallardete de la Americana en las dos ocasiones.

Entre los criterios que mueven a los periodistas a votar por un pelotero determinado para este galardón, tiende a privar la influencia que su actuación tuvo en la eventual conquista. Después de todo, ¿cuál es el fin supremo sino ganar? La historia del premio demuestra cómo no siempre ese ha sido el mérito que priva. Pero lo sucedido con Williams en 1942 y el 1947, lleva a Bandres a suponer que Cabrera estaría en desventaja al momento que la Asociación de Cronistas de Beisbol de Estados Unidos emita sus votos una vez cerrado el calendario regular de 162 encuentros por franquicia.

¿Qué pudiera ocurrir bajo esa perspectiva de finalizar la temporada con lo sucedido hasta la jornada del domingo pasado? El toletero derecho era segundo en bateo con promedio de 326 puntos y 116 carreras empujadas, mientras marchaba tercero con 35 jonrones, para sólo citar quizás los tres más emblemáticos departamentos ofensivos. Qué duda cabe, el esfuerzo de Miguel en mucho tenía que ver con el segundo puesto ocupado por los Tigres en la división Central, dos partidos por debajo de los Medias Blancas de Chicago.

Sólo que bajo esta perspectiva, al menos había otros dos peloteros cuya actuación había influido en las importantes posiciones ocupadas por sus escuadras. Uno de ellos es Josh Hamilton, el toletero zurdo de los Rangers de Texas. Hamilton era el primero del circuito con 40 cuadrangulares y 119 empujadas, cifras acompañadas de un average de 287. No resulta descabellado suponer que lo hecho por Hamilton ha tenido un efecto en la marca de 83 victorias por 57 derrotas de los Rangers, la mejor de la Americana. Tampoco cuesta mucho observar cómo el registro de Texas tiene otros bastiones como la ofensiva del dominicano Adrián Beltré. En este punto, Cabrera aparentaría una mayor influencia sobre el desempeño de los Tigres que el de Hamilton sobre los Rangers, pero el estar en la cima de los vuelacercas y de las remolcadas, le otorga a Josh un halo especial.

Un tercero en discordia sería Mike Trout, el jardinero novato de los Ángeles de Los Ángeles. Trout era el número uno de la liga con promedio ofensivo de 328, con 112 anotadas y 44 bases robadas. Tres lideratos que expresan muy bien cómo ha cumplido a cabalidad con su papel de primer bate de la alineación. No obstante, el récord de los Ángeles es de 77-63, a seis encuentros de la cima del Oeste en el tercer escalón, mientras se hallaban a un juego en la carrera por el comodín. Desde el ángulo de la "influencia", Trout estaría rezagado ante Hamilton y Cabrera, pero quién quita que los periodistas electores resulten atraídos por su estatus de novato.

De todas maneras Marco Bandres, la esperanza es lo último que se pierde.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Humberto Acosta

Periodista egresado d ela UCV. Escritor. Locutor. Comentarista de beisbol.

Histórico