• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La visión del patriarca

Fernando Alonso, uno de los patriarcas del ballet latinoamericano y caribeño

Fernando Alonso, uno de los patriarcas del ballet latinoamericano y caribeño

Fernando Alonso fue el patriarca del ballet latinoamericano y caribeño. Su larga vida, casi centenaria, y su aporte, las bases fundamentales de la llamada escuela cubana de ballet, lo colocan naturalmente dentro de la historia de la danza escénica continental, con un énfasis muy significativo en las singularidades del ballet clásico, código estético dotado de universalidad al que este lado del mundo también ha hecho su contribución.

Más allá de haber sido precursor en Cuba de un arte impensable en su tiempo y su contexto, el recientemente fallecido maestro perteneció a la generación de intérpretes que colaboró con el forjamiento de un nuevo ballet en Estados Unidos durante los años treinta del siglo pasado. Junto con su primera esposa, Alicia Martínez, la célebre Alicia Alonso, participó en legendarios musicales de Broadway y en los proyectos fundacionales que configurarían una nueva visión del clasicismo en la danza artística, que resultaría fundamental referente cultural de la nación norteamericana. La trilogía de los Alonso, Fernando, Alicia y su hermano Alberto, tuvo la responsabilidad de la concreción de un ballet cubano y de acariciar, quizás por primera vez, la idea de uno latinoamericano. El Ballet Alicia Alonso, fundado el 28 de octubre de 1948, después llamado Ballet Nacional de Cuba, constituyó una utopía en sus momentos iniciales, que con el tiempo llevaría a una expansión de sus posibilidades y a una solidez de sus hallazgos.

La metodología cubana de la enseñanza del ballet tuvo en Fernando Alonso a su ideólogo necesario y a su investigador permanente.

Los vínculos de Fernando Alonso con Venezuela datan esos esforzados años, cuando aquí y allá, en Cuba, en diferentes niveles y dentro de distintas circunstancias, se compartía un ideal común: la profesionalización de la danza clásica. La primera gira internacional del recién establecido Ballet Alicia Alonso fue a Caracas, que además del interés artístico tuvo también ribetes anecdóticos, justo en los días del derrocamiento del presidente Rómulo Gallegos.

Raúl R. Ruiz, en su libro Fer- nando Alonso: danza con la vida (La Habana, 2000), relata cómo el 13 de de noviembre partió Alonso al frente de la compañía a su primer compromiso en el exterior.

"El contrato estipulaba actuaciones en Venezuela y Puerto Rico. En el primero de estos países cosecharon éxitos rotundos. Las actuaciones pudieron prolongarse, pero lo impidió el golpe político perpetrado contra el presidente constitucional Gallegos. Al decretarse el estado de sitio el conjunto permanece inmovilizado por varios días y sin posibilidades de proseguir viaje a Puerto Rico, hasta que un avión fletado por la Universidad de Río Piedras los conduce hasta San Juan, donde el triunfo corona la gira".

Este primer viaje relacionó también a Fernando y Alicia Alonso con María Enriqueta "la Nena" Coronil, quien dirigía la recién establecida Escuela Nacional de Ballet, así como con algunos de sus bailarines más aventajados, entre ellos Vicente Nebreda, que algunos años después integraría la compañía cubana, al igual que Irma Contreras, Graciela Henríquez y Tulio de la Rosa. Fernando Alonso admiró especialmente a George Balanchine, en quien resumía su visión de la coreografía.

Como pedagogo, sistematizó un improbable abordaje del arte del ballet convirtiéndolo en reconocida e influyente escuela.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Carlos Paolillo

Periodista. Crítico de danza, investigador y gerente cultural

Histórico