• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Cuerpo visual y numerología

En tiempos marcados por dificultades para las llamadas agrupaciones independientes de danza, resulta estimulante conmemorar el arribo a dos décadas de actividades de una de ellas, la compañía Espacio Alterno. El tiempo transcurrido refleja no sólo férrea persistencia sino creencia, por encima de todo, en estas estructuras institucionales que significaron, no hace tanto tiempo atrás, los espacios idóneos para la investigación, la creación y la difusión de proyectos lúcidos alrededor del cuerpo creativo.

1989 trajo un nombre que apareció tímido entre los nuevos creadores venezolanos de danza contemporánea. Intervención a Christo, la pequeña obra de Rafael González, creada ese año, inspirada en las acciones urbanas del artista visual de origen búlgaro Christo Javacheff, lo reveló como un novel talento de particulares características con las cuales aún se le identifica.

El bailarín, formado artísticamente en las fundamentales escuelas de Grishka Holguín y José Ledezma, con su modesto ejercicio de creación, en el cual dos cuerpos trepaban con increíble pericia unas cuerdas colgantes y se envolvían en telas blancas logrando sugestivas imágenes, daba ya claros indicios de su norte conceptual y estético: la danza como un hecho esencialmente plástico.

A partir de 1995, luego de varios años de tránsito por el laberinto de la coreografía, González comienza a firmar trabajos de definitiva trascendencia. Desde entonces, su temática ha sido recurrente: la indagación de los cuerpos en espacios escénicos delimitados, reducidos, siempre apuntando hacia la depuración estética extrema.

Sorprende la fidelidad de Rafael González a sus intereses artísticos iníciales, los cuales ha desarrollado de manera tan consecuente y que lo ubican hoy en día como un director de sólido y riguroso oficio y un creador de destacables resultados, especialmente por la riqueza formal de sus obras.

Sus intérpretes se concentran en su aislamiento, al tiempo que intentan incesantemente actos de comunicación. Interactúan dentro de una abstracción escénica que no alude a ninguna historia concreta, pero que los envuelve en situaciones que afectan y determinan al hombre de esta era de incertidumbre colectiva.

Quattuor, Triduum y Séptimo, instalaciones escénicas basadas en una audaz aproximación a la numerología, compartida con 3 puntos lineales planos, su más reciente obra, se inscriben con profundidad dentro de este sentido esteticista que identifica a González como creador. El evidente interés formal de las mismas constituye en sí mismo su concepto. Su objetivo esencial es el de propiciar una experiencia sensorial que hace del efecto visual casi su razón de ser, aunque sin sacrificar su profunda vocación humanista.

A 20 años de la creación de Espacio Alterno, su proyecto artístico institucional fundamental, Rafael González sigue pregonando y practicando un credo que no abandona: la interrelación del movimiento con su valoración escultórica y pictórica. Su danza, de visos tan personales, posee valor en sí misma, aunque es en el momento de la puesta en escena cuando adquiere su verdadera y más elevada dimensión.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Carlos Paolillo

Periodista. Crítico de danza, investigador y gerente cultural

Histórico