• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Ya habrá tiempo para analizar el cambio entre Leones y Bravos

Carlos Rivero será nombrado hoy el mejor jugador de la sexta semana de la temporada 2013-2014 del beisbol profesional venezolano. Sus estadísticas en el lapso no tienen parangón con las de ningún otro competidor, inclusive parecen insostenibles en el tiempo, haciendo imposible cualquier tipo de análisis con respecto al cambio que realizaron los Bravos de Margarita y los Leones del Caracas, en el cual Fernando Nieve llegó a los capitalinos.

Ciertamente, el larense ha sido un vendaval de batazos desde que su colocó la indumentaria de los Bravos, sin importar las dimensiones en los estadios en los que ha jugado. Rivero amaneció ayer con .500 de average, 14 carreras remolcadas, cinco jonrones, cuatro dobles, siete anotadas, .526 de porcentaje de embasado, 1.556 de slugging y 2.082 de OPS en cinco partidos, guarismos únicos para cualquier toletero en una semana desde que comenzó la campaña y que, posiblemente, disminuyan con el transcurrir de los encuentros.

El manager Marco Davalillo está feliz con el canje que trajo a Rivero a Margarita. Sus Bravos, sin contar la jornada de ayer, han ganado seis de los últimos 10 encuentros, exhibiendo marca de 15-17 y ubicándose en el cuarto lugar de la clasificación, igualados con los Tigres de Aragua.

Sin embargo, la directiva y los fanáticos de los insulares tienen que estar preparados para un eventual descenso de los números de Rivero, cuyo BABIP (la medición del promedio de bateo tomando en consideración únicamente las pelotas puestas en juego, que no resultan en un error o en un cuadrangular, descartando igualmente las bases por bolas y los ponches) de .500 luce muy difícil de mantener.

Hasta la fecha, sólo hemos visto el superlativo aporte que Rivero le ha hecho a la novena de Margarita, por lo que sacar conclusiones con respecto al canje entre Bravos y Leones es un error.

Nieve todavía no ha lanzado la primera pelota con el uniforme de los melenudos, que defienden el cambio alegando la gran cantidad de infielders que tiene la organización, así como la falta de un abridor criollo que esté con el equipo desde el primer día de la temporada.

Cuando el derecho haga sus tres primeras presentaciones con los Leones hablaremos de quién ganó y quién perdió con la transacción.

Nieve, quien dejó a los Bravos con 0.75 de efectividad, siete ponches y seis boletos en tres salidas, declaró la semana pasada que su primera prueba de fuego con la camiseta del Caracas sería el viernes contra los Navegantes del Magallanes, uno de sus ex equipos y del cual salió por la puerta de atrás.

Por su parte, Rivero, quien admitió estar "un poco dolido con el cambio", se goza su estancia en la isla como una máquina de extrabases.

Y es que sus nueve imparables han sido de más de una almohadilla. "Sigo siendo el mismo, no he cambiado nada en mi forma de batear.

Pero es clave el saber que irás al estadio confiado de que jugarás a diario, a diferencia de cuando estaba en los Leones, donde era una incertidumbre si estaba en el lineup o no", contó Rivero a El Nacional.

"Al principio estaba un poco dolido por el cambio, porque por más que sea uno le termina agarrando cariño a la franela, tengo mucho que agradecerle a los fanáticos caraquistas, pero ya yo pasé la página, ya pertenezco a otro equipo y vine a jugar duro con los Bravos. Cuando me enfrenté al Caracas, haré lo mismo que he venido haciendo".

Ya habrá tiempo para analizar el cambio entre Leones y Bravos. Ahora es imposible. Rivero, sin duda, es el hombre del momento por su explosión ofensiva, sin embargo, todos debemos estar preparados para afrontar la normalización de sus números.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Luiscarlos González

Periodista deportivo del diario El Nacional, especializado y amante del beisbol

Histórico