• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Félix Hernández en la élite y sin margen de error

Félix Hernández debutó en las grandes ligas el 4 de agosto de 2005, año en el que su presencia inició una nueva era en el beisbol.

Su gema del domingo contra los Cerveceros de Milwaukee no sólo corroboró que es uno de los principales candidatos para ganar el Cy Young de la Liga Americana esta temporada- Max Scherzer, de los Tigres de Detroit, es su principal rival- , sino que lo afianza como el abridor más dominante de la gran carpa desde el año de su estreno.

El as de los Marineros de Seattle lanzó ocho innings en blanco contra los lupulosos, en los cuales permitió cuatro imparables, dio un boleto y ponchó a nueve. Según Elias Sports Bureau, fue la vigésima quinta vez que el venezolano tira al menos ocho entradas sin permitir carrera, máxima cifra para cualquier lanzador desde 2005, año en el que niño prodigio de los Marineros dijo presente en las mayores. Cliff Lee, con 23 duelos de esas características y C.C. Sabathia, con 22, le siguen en la lista desde la fecha.

Las declaraciones de Hernández cada vez que lanza una joya suelen ser repetitivas, al igual que la de los coaches que han seguido de cerca su carrera. “Con un “Félix fue Félix”, el manager encargado Robby Thompson resumió lo hecho por su serpentinero, quien mejoró su foja a 12-5 en 2013 y exhibe 7-1 en sus últimas 13 aperturas. Contra equipos de la Liga Nacional su récord es de 3-0, laborando al menos siete entradas en cada salida sin permitir más de dos rayitas limpias.

El dominio del nativo es de tal magnitud, que ayer amaneció como el líder en efectividad de la Liga Americana (2.28) –su FIP (efectividad calculada en base a ponches, boletos y jonrones permitidos, excluyendo lo hecho por su defensa) en de 2.50-, primero en innings lanzados (173.2) y segundo en ponches (178).

“Yo siempre salgo a ganar partidos. Cuando me siento bien las cosas salen como todos esperamos. Mientras pueda mezclar mis lanzamientos con efectividad puedo darles a los Marineros la oportunidad de ganar. Para ser honesto estaba cansado después de lanzar el octavo inning y no quise salir apara el noveno, trabajar cansado y perder el partido”, dijo Hernández a MLB.com.

Pese a que Hernández siempre ha manifestado que sube al montículo sin pensar en las carreras de apoyo que recibe de la toletería de los Marineros, ya que “esas son cosas del beisbol y es ilógico pensar que los muchachos salen al terreno con la intención de no anotar carreras”, lo cierto es que ha tenido que hacer magia para mantenerse seguidamente por encima de las 10 victorias por temporada. El domingo Seattle se impuso 2-0 a Milwaukee, ventaja al que parece estar mal acostumbrado el derecho.

Según el portal de las grandes ligas el venezolano tiene marca de 103 triunfos por 25 reveses cuando los Marineros le dan al menos dos carreras de apoyo por partido. Es por eso que el ganador del Cy Young de 2010 merece cada centavo del contrato que firmó por siete años y 175 millones de dólares.

“Siempre me preguntan si me importa que me den o no carreras de apoyo. Sinceramente, cuando veo que el marcador está cerrado me concentro más en hacer un buen trabajo. Cuando veo que la pizarra está 1-0 o 2-0 a favor trato de no cometer errores, y es ahí cuando saco lo mejor de mi talento. Cuando tengo muchas carreras de ventaja tiendo a relajarme y en muchas ocasiones me hacen mucho daño. Por eso no me quejo. Estoy en el lugar perfecto. Seattle es donde quiero estar el resto de mi vida como lanzador, así que no es primordial para mí si me dan o no apoyo ofensivo”, comentó el derecho en una entrevista a MLB.com.

Sin duda, Félix Hernández es el mejor lanzador de los últimos nueve años en las grandes ligas y uno de los pocos que puede brillar sin ni siquiera voltear a ver lo que hacen sus compañeros.

http://tstrike.blogspot.com/

@luiscarlosgr

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Luiscarlos González

Periodista deportivo del diario El Nacional, especializado y amante del beisbol

Histórico