• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Las niñas-esposas se niegan a desaparecer

Las niñas-esposas se niegan a desaparecer | Lemus

Las niñas-esposas se niegan a desaparecer | Lemus

Entre tantas niñas valientes que surgieron en 2013, dos ocuparon los titulares de la prensa en el año que está por irse: la mundialmente reconocida Malala Yousafzai, activista pakistaní de 16 años de edad que contó su vida bajo el régimen de trabajo del Talibán en un blog de la BBC, y Nada al-Ahdal, una yemení de 11 años, que se fugó de su casa y denunció a la familia para evitar un matrimonio forzado por dinero.

Este último caso plantea el drama de las llamadas "esposas-niñas", un asunto pocas veces abordado en el ámbito de la sexología, dado que en él se mezclan tradiciones, culturas ancestrales y creencias religiosas. Pero la tragedia ocurre a la vista de todos, justo en el siglo XXI.

El porcentaje más elevado de muchachas ofrecidas por sus padres en matrimonio antes de los 15 años se registra en países africanos, como Níger, Yemen, Chad, Bangladesh, Mali, Etiopía y Guinea. Se calcula que cada año 10 millones de niñas se casan antes de los 18 años, de acuerdo con cifras de Plan International, Organización No Gubernamental cuyos miembros viajan a países donde el "matrimonio forzado" es más frecuente y tratan de convencer a las familias para que les ofrezcan educación a las jóvenes, antes que darlas en matrimonio, la mayor parte de las veces por motivos económicos.

Tiziana Fattori, directora nacional de Plan International Italia, contó a medios internacionales el caso de Rawan, la pequeña de 8 años de edad que murió por graves lesiones internas, tras ser agredida sexualmente por su marido de 40 años, en la noche de bodas, en la zona tribal de Hardh al noroeste de Yemen. La niña sufrió desgarro de los genitales y rotura del útero, informó entonces el diario kuwaití Al Watan "Lamentablemente, los casos de Rawan y de Nada no son únicos", explica Luis Armando Travieso, sociólogo venezolano que desde hace 15 años estudia el fenómeno que no duda en llamar "antinatura" y que, asegura, ocurre también en Latinoamérica. "Probablemente no se da con la frecuencia y naturalidad con que ocurre en Yemen o en Bostwana, pero hay pueblos en Centroamérica y en Bolivia donde esos actos se cometen con total impunidad", afirma.

Travieso cita un país que no le es ajeno porque pasó dos años investigando in situ sobre los "matrimonios forzados": Marruecos. Allí, el matrimonio con niñas es incluso promovido por los tribunales itinerantes, iniciativa nacida para llevar la justicia a los lugares donde el Estado no puede llegar.

Travieso cuestiona el Código de la Familia, aprobado en Marruecos en 2004, que supuso un avance en cuanto a los derechos de las mujeres a las que se les da la posibilidad de divorciarse con más argumentos y de casarse sin necesidad de tener un tutor, al establecer excepciones o condiciones estrictas a fenómenos legitimados por el Corán (como la poligamia) o la tradición (el matrimonio de niñas, muy extendido en el medio rural).

Ese código también prorroga la edad legal para el matrimonio de 16 a 18 años de edad, pero no ha frenado los casamientos con niñas. La aplicación del código se ha visto afectada por el uso de criterios sexistas por parte de los jueces marroquíes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Elizabeth Araujo

Periodista, presidenta de NewsPress Comunicación, profesora de la UCAB y colaboradora de los diarios Tal Cual y El Nacional

Histórico