• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La menstruación no es una alcabala para el placer

La menstruación no es una alcabala para el placer | Lemus

La menstruación no es una alcabala para el placer | Lemus

Una de las grandes preguntas en torno a la menstruación es si conviene mantener relaciones sexuales durante ese ciclo.

Mientras algunas mujeres afirman sentirse más excitables durante el período, otras se abstienen completamente de tener contacto íntimo durante tales días, ya sea por cuestiones higiénicas, pudor, temor a la reacción de su pareja o dolores menstruales intensos.

Los hábitos culturales han extendido la creencia de la imposibilidad de disfrutar del sexo durante la "regla". Nada más alejado de la realidad. La verdad es que, de por sí, no hay impedimento alguno para abstenerse del sexo durante el período menstrual. Salvo que los dolores de ovarios sean muy intensos o exista algún tipo de prescripción médica, se pueden tener relaciones sexuales perfectamente normales durante este período.

En última instancia, esto siempre será una opción personal y de la pareja. De todos modos, las particularidades biológicas del período menstrual hacen necesaria la toma de ciertas precauciones.

"Desde tiempos bíblicos, la menstruación ha sido objeto de mitos, malentendidos e ideas falsas, yo diría casi cercanas al terrorismo ideológico", explica Roberto Seguía, ginecólogo, cuya labor le permite recopilar "los miedos" que, asegura, "pueblan las mentes de los hombres, pero también de las mujeres cuando aparece la regla".

La sangre que asusta. El especialista cita que en el año 60 a.C. el historiador romano Plinio declaró que la sola presencia de una mujer menstruando provocaba "que el vino nuevo se volviera rancio, que las semillas se esterilizaran, que la fruta cayera de las ramas de los árboles y las plantas de los jardines se marchitaran". Plinio afirmaba que el flujo menstrual destruía el filo del acero, era capaz de matar un enjambre de abejas, oxidaba el hierro y el latón (provocando un olor nauseabundo), y era capaz de provocar la rabia de los perros, si llegaban a probar sangre menstrual.

Afortunadamente los tiempos han cambiado, no obstante todavía es normal que ciertos hombres "se sometan a dieta sexual" cuando su pareja está "en esos días", porque un sentimiento confuso "que llega inclusive a la repulsión" les impide admitir que algunas mujeres sienten más placer si tienen relaciones sexuales cuando están menstruando. "La alteración hormonal propia de la menstruación trae consigo, en la mayoría de las mujeres, un incremento en el deseo sexual", explica.

Por supuesto, Seguía no olvida que el dolor menstrual puede convertirse en una traba para que la mujer obtenga un orgasmo, debido entre otros factores a que el semen contiene una sustancia llamada prostaglandina que estimula las contracciones uterinas, y hasta puede que haga aumentar en intensidad el dolor menstrual.

Aunque las posibilidades de embarazo durante la menstruación son bajas, no son inexistentes. Si no se utiliza un método anticonceptivo hormonal (píldora o parche), es conveniente utilizar preservativo también durante el período menstrual. Por supuesto, a través de la menstruación pueden transmitirse (y contraerse) ETS, por lo que si no se cuenta con pareja estable, es imprescindible utilizar preservativo.

El aumento de la temperatura vaginal a causa de la menstruación la vuelve un ámbito más propicio para el desarrollo de bacterias, por lo que es importante lavarse bien las manos y genitales previamente al encuentro, así como evitar el uso de diafragmas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Elizabeth Araujo

Periodista, presidenta de NewsPress Comunicación, profesora de la UCAB y colaboradora de los diarios Tal Cual y El Nacional

Histórico