• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Isaías Lerner, arcaico y moderno

Fallece en Nueva York el reconocido hispanista argentino. Cervantista y estudioso de la lengua, Lerner (1932-2013) irrumpe en la bibliografía lexicográfica del español con una obra maestra: Arcaísmos léxicos del español de América (Ínsula, 1974; Premio Augusto Malaret de la RAE). Discípulo de los discípulos de Amado Alonso, correrá la suerte de tener como maestros a los irrepetibles Ángel Rosenblat, Marcos Morínigo, María Rosa Lida y Ana María Barrenechea, este trabajo, por encima de cualquier otro, le ofrece un lugar permanente en el estudio diacrónico del español.

El repertorio reconstruye una de las parcelas más determinantes en la comprensión de la historia de la lengua y del uso que se hace en ella de lo pasado léxico. Nunca un asunto preterido, los sistemas léxicos se ordenan concebidos como conjuntos multiformes y multivalentes que implican en su consideración lo nuevo y lo viejo, lo originario y lo sucedáneo, lo activo y lo pasivo, al punto de que la competencia lingüística señala roles mayúsculos a lo que se conoce aunque no se use, a lo que se usa desconociendo su origen y a lo que se usa comprendiendo el nacimiento y desarrollo de las palabras.

La propuesta de Lerner sería definir los límites del concepto de arcaísmo a lo puramente léxico, desentendido de fenómenos de naturaleza fonética o morfosintáctica. También, considerar cuidadosamente la clasificación de las voces que se piensan arcaicas sólo por estar registradas en las hablas rústicas (una de las parcelas lingüísticas en donde suelen proliferar) y no en toda la lengua común. Cree, más bien, que son arcaísmos las voces olvidadas del español común peninsular que se han generalizado en el español americano (v.g. agora, naiden, truje). Ello determina, en trazos gruesos, que la lengua de América sea (o fuera) fuertemente arcaizante. Es cierto, sin duda, que el español americano está atravesado por una particular preservación de arcaísmos (muchos de ellos, hoy, un desempeño rural de la lengua), pero no puede creerse que se deba a una mecánica en torno a su aparición o invisibilidad en el estudio por calas del segmento americano del español.

Esta discusión está en la base de los procedimientos contrastivos en la determinación de lo americano diferencial y debe tratarse con sumo cuidado para no señalar como americano o arcaico lo que no es ni una cosa ni la otra en la vasta y compleja geografía de la lengua. Para el momento en que Lerner investiga, la materia es todavía preliminar y por ello su obra tiene el don de lo precursor anidado en su impronta. Los materiales que aporta, por otra parte, resultan todavía, cuarenta años después, de gran utilidad y sus análisis acertados y de comprobada validez. Hijo virtuoso de la gran tradición filológica española e hispanoamericana, la perduración de su trabajo lingüístico tardará mucho en ser depuesta. Constituye un hito en la comprensión de la lengua en América al proponer un método de estudio y el señalamiento de un modo nuevo y único de hacerlo. Cuando el maestro ha desaparecido físicamente, su magisterio ha ganado estatus de permanencia y sus enseñanzas siguen contribuyendo a la comprensión de la rica lengua española en América; siempre moderna en su tradición.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Francisco Javier Pérez

Profesor universitario. Lexicógrafo, historiador de la lingûística y ensayista de temas literarios.

Histórico