• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Gallegos en el ambiente

Coincidiendo con la publicación del precioso volumen de la colección Platinum de Otero Ediciones, dedicado a reunir la integral cuentística del célebre escritor, circula ya el número 44 de la revista El desafío de la historia (Grupo Editorial Macpecri), que incluye un monográfico sobre el autor de Doña Bárba- ra . Dedicado a la memoria de Simón Alberto Consalvi y enaltecido visualmente con notables imágenes (la más noble, el retrato que hiciera el pintor canario Antonio Torres para el Celarg), se reúnen aquí una selección de trabajos que responden a la necesidad de venerar o de vindicar a Rómulo Gallegos en las diversas facetas de su obra de creador literario y, especialmente, en la de hombre público de compromiso y amor al país, una situación ayer infrecuente e inexistente hoy.

Iluso y cargado de anhelos de libertad para el país, el escritor asume el riesgo y salta a la arena, estanca su literatura y se asume servidor de una nación necesitada de democracia, en un tiempo en donde no se la entendía porque no se la había practicado suficientemente.

Olfateando su propia caída, no teme correr el albur y, menos, asumir el sacrificio que el país le está demandando. Volverá a la literatura como el desterrado que busca salvación en los territorios de la palabra; su tierra prometida. Refugiado en el lenguaje, entenderá para siempre la tragedia del artista cuando abandona sus playas de permanente brillantez. Sabrá tardíamente que su lucha estaba destinada a prosperar en los espacios tranquilos y duraderos de la lengua y no en la combustible y pasajera vida pública.

Su más grande pecado fue su mayor virtud.

El fenómeno marca una pauta oscura y deshonesta, cobro de una factura política o partidista de la que el escritor fue la más grande víctima en un tiempo de infieles y traidores. Los estudios compilados resultan de un persistente apego a lo mejor de nuestro pensamiento literario y a lo mejor de nuestro sentimiento venezolano por la honestidad.

Expreso o subyacente, podemos leer estos ánimos como una selecta orientadora de una visión para el hoy sobre esta benéfica figura: "Rómulo Gallegos", de Francisco Javier Pérez; "Un presidente civil", de Andrés Mariño Palacio; "El presidente prisionero", de Simón Alberto Consalvi; "Aplauso, reacción y rescate de Gallegos", de Horacio Biord Castillo; "La enmienda devoradora", de Miguel Ángel Campos; "El dramaturgo que fue y el que no llegó a ser", de Leonardo Azparren Giménez; y "En los ochenta años de Doña Bár- bara ", de Francisco Javier Pérez.

He aquí la tonalidad: "Las fuerzas colapsadas que ordenan la mejor novela de Gallegos en términos expositivos, siguen allí, por mucho tiempo y quizás hasta hoy: la desdeñada gloria roja del homicida, el horror de Carmelito emergiendo del pajonal, el acuerdo precario, las lealtades de El Brujeador, los Ño Pernalete, abriéndose paso ya sin necesidad de los Mujiquita.

Y todo esto no deja de ser una constatación tenebrosa" (Campos).

Dibujo de una hermenéutica nutricia valida del emblema de los tres verbos que mejor lo han definido y que mejor han definido al país: amar, sufrir y esperar.

Materia de la mejor música espiritual galleguiana y venezolana. De nuevo en el ambiente, Gallegos es -ahora- el escritor trascendido.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Francisco Javier Pérez

Profesor universitario. Lexicógrafo, historiador de la lingûística y ensayista de temas literarios.

Histórico