• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El tiradero y la mansión

<i>Avenida Brasil</i>, telenovela que se transmite a través de la señal de suscripción de Venevisión Plus | Foto: Archivo

Avenida Brasil, telenovela que se transmite a través de la señal de suscripción de Venevisión Plus | Foto: Archivo

Carmina (debería ser Carminha , como en el idioma original) se le metió por los ojos al futbolista rico, Tifón. Pero ahora Nina (o sea, Rita), alguna vez la niña abandonada en el relleno sanitario y ahora la doméstica que no rompe un plato, planea la venganza del milenio y a su vez penetró en las entrañas mismas de Carmina como el extraterrestre de Alien . ¡Ah! Mas Nina ama a Jorgito, el hijastro de Tifón, que en realidad es hijo de Carmina y el vividor Max, aunque da a veces la impresión de que hay un pase de corriente con un tierno toque paternal entre Nina y Tifón, que accidentalmente mató a su papá. Bienvenidos al lenguaje universal de la telenovela.

Mi televisor se llenó esta semana con el ritmo de "Danza kuduro" y la musicalidad de nombres como Muricy (se pronuncia con acento en la "y"), Adauto, Silas, Tifón, Suelen, Tessália, Janaína, Jusinei, Irán, Leandro, Zezé, Leleco, Olenka (estilista y mi criatura femenina predilecta) y Darkson, que tiene tatuada en su pecho la frase: Sorrir pra nâo chorar ("Sonreír para no llorar"). Me asomé a una decena de capítulos de Avenida Brasil , la telenovela de la cadena Globo del vecino país amazónico que ha sido un fenómeno global y ahora también lo es en Venezuela a través de la señal de suscripción de Venevisión Plus (lunes a viernes, 8:00 pm).

Avenida Brasil es una historia clásica de venganza y dos son sus grandes núcleos simbólicos: lo que en la traducción llaman el "tiradero", es decir, el basurero lleno de pepenadores que no es precisamente la imagen turística que se asocia con Río de Janeiro, y donde manda Má Lucinda, la patrona de los huérfanos; y la mansión del famoso deportista Tifón (el fútbol, además de una pasión, es una de las principales vías para salir de abajo en Brasil). En la ficción, parece haber más entereza entre la basura que en el nido de víboras gobernado por Carmina, también un vertedero, pero de parásitos.

De algún modo, la telenovela es el gran duelo de ajedrez entre una cuaima consolidada, Carmina (el gran personaje de Avenida Brasil ), y una aprendiz de cuaima, Rita-Nina, y resulta fascinante porque todos sabemos que al final se impondrá el bien, es decir, la jovencita abandonada en el basurero, pero la vieja bruja luce prácticamente invencible por su astucia, intuición y dominio del tablero.

Esto no es como ver una telenovela venezolana en la que uno hace una clasificación de los actores buenos, regulares y malos. La industria dramática brasileña es una forma superior de arte, una bofetada para los que se refieren al género de las lágrimas con una risita cínica.

El nivel de interpretación es extremadamente parejo.

Aunque si tuviera que elegir a mis favoritos, me quedaría con el chulo Max y la incauta que cayó en sus redes, Ivana (él la llama "mi puchunguita"); con el "pavo viejo" Leleco y su joven y sensual novia, Tessália; por supuesto, con Carmina; pero también con el cinismo de Suelen, que se casa con un presunto gay de clóset (el futbolista Roni) para no ser deportada a Bolivia.

Débora, una especie de equilibrista del Cirque du Soleil que fue la ex novia de Jorgito, posee una sutileza sublime. ¿Y qué decir del cuadrilátero, ya no triángulo, de Carlitos (el doble brasileño de Guillermo Dávila), Verónica, Alexia y Noemia? Las dos últimas protagonizaron una escena de pelea comiquísima, desnudas en una isla solitaria.

El personaje que nunca me ha terminado de convencer es Tifón. Entiendo que representa la bondad y la nobleza, aunque se me hace excesivamente ingenuo y no me creo la naturaleza de su relación con Carmina. Jorgito, su sucesor en la cancha, hasta ahora no me transmite más que una de esas bellezas masculinas casi perfectas al estilo Ricky Martin. Un carácter muy débil para una sobreviviente como Nina.

En Twitter: @alexiscorreia.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Histórico