• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Portugueses de Portuguesa

Consentidos estre- llas (Televen, sábados a las 10:00 am) es como la caja amarilla de galletas surtidas Sorpresa que, de niño, siempre me compraban en Navidad. Lo más facilista y barato hubiera sido un programa infantil con un formato único.

Por ejemplo, un concurso de talento. Pero en dos de las emisiones del pasado noviembre del espacio, que conducen Osman Aray y Oriana Ramírez, conté hasta 11 secciones diferentes, lo que no es chiquito para 60 minutos. En realidad, 40 minutos, si se descuentan los cortes publicitarios.

El resultado es dinámico y divertido. Consentidos estre- llas no tiene pretensiones de reinventar la televisión infantil o de descubrir la pieza de Lego que no se derrite con triquitraquis, pero en la producción se nota esmero.

No es un programa que se queda en Caracas: vi microrreportajes grabados en un zoológico de contacto de Barquisimeto, el estadio del Magallanes en Valencia o un parque de delfines (seguramente de valores ecológicos cuestionables) en Margarita. Me costó encontrar errores graves. Solo detalles: peloteros magallaneros que no fueron identificados o un invitado, Jesús "el Guaro" Torres, que dijo que el gentilicio de los nacidos en el estado Portuguesa era "portugueses". Me hubiera gustado una sección de cine más original, con un par de chamitos comentando luego de salir de una función, en vez del típico trailer de Thor 2.

Algo cautivador de un programa infantil es imaginar que, con el paso del tiempo, quizás de allí saldrá una Daniela Alvarado. Si se aprueba el Plan de la Patria 2013-2019 como ley, me pregunto qué rescoldo de país habitarán chamines como los de Consentidos estrellas.

Olvidaré eso por un segundo para destacar a personalidades tan definidas como las de Luismairth Bandres, lista ya para animar en caso de que los conductores adultos sean abducidos por una nave marciana; el pequeño rastafari Octavio Ruda (ojalá me hubieran dejado llevar el cabello de ese largo cuando estudiaba primaria); el asombrosamente juicioso César (no llegué a anotar su apellido en los créditos, aunque me conmovió una de sus frases: "Vamos a la escuela a estudiar, no a un salón de belleza"); el tierno Moisés Vaamonde, un nuevo Gabriel Mantilla pero pelirrojo; y la chispeante magallanera Antonella Chaffardet, entre otros.

Osman Aray y Oriana Ramírez no asumen un protagonismo excesivo, saben que el programa gira alrededor de los niños. La reconversión de Aray, proveniente de la televisión rosa, es particularmente admirable. Por su manera afectada de hablar y gesticular, estoy seguro de que un amigo mío rockero y malpensado le calificaría como una criatura emergida del videoclip Black Hole Sun, de Soundgarden, pero hay que tomar en cuenta que está interpretando un personaje. ¿Debería ser más natural? Lo dejo para debate.

¿Quién Quiere ser Millonario?: en 2011 escribí sobre lo rezagados que se habían quedado los premios en efectivo del concurso de Televen que conduce Eladio Lárez. Imagínense en 2013, prácticamente sin ajustes por inflación.

Es insólito, casi irrespetuoso, que los tres participantes del pasado domingo 17 de noviembre se hayan marchado con una bolsa total de 6.000 bolívares, cuando en la emisión se transmitieron 15 cuñas publicitarias que, haciendo un cálculo muy conservador, reportaron por lo menos 400.000 bolívares de ingresos.

Estoy claro en que Eladio Lárez no es un erudito, pero siempre he sostenido que el programa debe aportar más que una sucesión de preguntas y respuestas. No es posible, por ejemplo, que se mencione el término "pantagruélico" y no se haga ni una mención a la literatura de Rabelais.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Histórico