• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Moneda herida

La devaluación es un estado mental. Se siente cuando uno experimenta sorpresa al encontrar, un jueves a las 8:00 pm en Televen, músicos venezolanos que tocan en vivo en un estudio de televisión. Un lujo para estos tiempos.

El programa se llama Pepsi Streams, sustituye por un día a enlatados como Escena del Crimen: Las Vegas y lo conduce Alex Goncalves, aunque al parecer no es un concepto que se sostendrá en el tiempo, sino calistenia para los Premios Pepsi Music, que se entregarán el miércoles 13 de marzo. "Se viene una tormenta, la esperaré sentado, me serviré un buen trago, será la última gota de ilusión", recita en mi pantalla el cantautor falconiano Vargas (@VargasMusica), con una letra que parece referirse al día en que el dólar pasó a 6,30 bolívares.

"Cara de payaso, boca de payaso, pinta de payaso", canta el sonero del conjunto Alfredo Naranjo y su Guajeo (@NaranjoGuajeo). En la televisión venezolana deberían verse más cosas como esa descarga. Antes del toque, transmiten un video de presentación con un castellano pobre: "Como vibrafonista, (Naranjo) es el máximo exponente de dicho instrumento". Similar al castellano del vicepresidente Nicolás Maduro en una cuña en la que justifica la devaluación, sin llamarla por su nombre: "Nuestra moneda ha sufrido un ataque inclemente especulativo de agentes que viven de la especulación" (sic).

Ver televisión en Venezuela es similar al acto inútil de prohibir que se mencione cuánto cuesta un dólar.

Alfredo Naranjo cuenta la anécdota de cuando el cineasta francés Bernard Stora, junto con Jean-Paul Belmondo, lo vio tocar en el desaparecido local El Maní es Así y lo invitó a participar en la música de la película L’aîné des Ferchaux (2001): "La pasamos muy bien tomando jugo de uvas en el sur de Francia". No se puede decir vino. Luego, Goncalves habla de la nostalgia por las noches de salsa en Caracas y menciona: "Estuviste tocando en otro local donde lamentablemente ocurrió algo". Naranjo responde: "Sí, esa experiencia nos tranquilizó un poco". El televidente avisado sabe que hablan de Barrabar, en Mata de Coco, donde hubo un tiroteo mortal el pasado diciembre. Los que no salimos de noche a rumbear nos quedamos en el aire.

Chataing, a medianoche en Televen, es uno de los pocos programas en los que se habla abiertamente del país (en clave de comedia). El Día de los Enamorados, el cantante chileno-venezolano Jorge Rigó hace una versión jocosa de su clásico romántico "Sola" y sus versos hablan de "una moneda herida" y de que "el dólar no será el mismo de antes". El rapero, actor y animador Budu presenta su libro (ficticio) Budusutra y traduce al lenguaje caraqueño las posiciones eróticas: "Dale, que no vienen carros’ es la expresión utilizada para la técnica amatoria conocida como `las cucharas".

También en Chataing, Diosa Canales y el pelotero Kelvim Escobar se confiesan sobre su relación. "La conocí hace seis años, en un aniversario de la revista Urbe Bikini, y nos presentó un amigo en común. Para ser novio de Diosa no puedes ser celoso. Detrás de este personaje que maneja una imagen controversial, yo sé quién es ella. Yo sé siempre dónde está. La gente respeta mi figura al estar al lado de ella. Cuando duerme no ronca, pero ella ronca en otro sentido", revela él. "Como deportista, es muy grande en todos los sentidos y en todos los aspectos", sugiere ella luego de bajarse una tira del vestido y deslizarse hacia Kelvim, panza abajo, por una mesa de vidrio. El posible matrimonio será en octubre o noviembre. ¿Cómo estará Venezuela cuando lleguen esos meses? Diosa, por lo visto, es lo único que no se devalúa.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Histórico