• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Kelvim y la boda

¿Qué observa uno en una antesala de la serie final del beisbol venezolano? El jueves pasado en Meridiano TV, antes del segundo juego entre Navegantes del Magallanes y Cardenales de Lara en Valencia, Adriana D'Onghia lució un pantalón de estampado de leopardo y una vaporosa blusa verde esmeralda, mientras que Adriana Flores combinaba unos leggins negros de lustroso hule con su juego de reloj y pulseras. Detrás de ellas, un señor proveniente de Bariro, en el estado Falcón, pasó media hora levantando su pancarta magallanera hasta que finalmente Flores lo mencionó.

Durante la siguiente media hora, uno vio cómo el señor de Bariro llamó por celular a cada uno de sus familiares para contarles que lo habían mencionado en la televisión. Frase de mi mamá magallanera durante la transmisión: "El viento es el peor enemigo de una mujer". En el canal por suscripción Directv Sports, a Meche Celta la montaron sobre el techo de la tribuna del estadio José Bernardo Pérez y pasó un suplicio en la noche valenciana: se comparó a sí misma con el Rey León por la violencia con la que se le batía la melena. Morbo en Meridiano TV: D'Onghia y Flores entrevistaron a Kelvim Escobar, el pitcher de 36 años de edad de los Cardenales con el que presuntamente se casará desnuda Diosa Canales, y que puede ser visto desde dos perspectivas: 1. ¿Qué tiene este adulto con gorra para que Diosa Canales se fije en él? O bien: 2. ¿A qué clase de persona se le ocurre comprometerse con Diosa Canales? La conversación transcurre por canales regulares: "Es bonito seguir jugando y dando el todo por el todo" o "los muchachos han entregado el todo por el todo y nadie nos regaló este pase a la final".

Flores trató de mantener la pelota en estricto terreno deportivo, pero a D'Onghia, en su último turno al bate, le saltó el instinto periodístico con lo que todos querían saber: "¿Cuándo es la boda?". Kelvim: "No hay fecha, solamente tenemos un compromiso y están todos invitados" (¿yo también?). A esta altura, al señor de Bariro se le unió otro de Capatárida, también en Falcón. En todos los canales que transmiten la final (Venevisión, Meridiano, Directv Sports), repeticiones en cámara lenta y primerísimos planos del incidente más noticioso del juego del día anterior: 1. Un pitcher magallanero llamado Deolis (Guerra) poncha a un bateador cardenal llamado Yangervis (Solarte) y se goza el ponche. 2. Yangervis se molesta. 3. El catcher Carlos (Maldonado) trata de evitar una pelea, pero luego le da tremendo empujón a Yangervis. 4. El manager de Lara le quita el bate a Yangervis, pero Yangervis lo recupera y amenaza con darle un batazo a Carlos. 5. Se vacían las cuevas, pero como en toda pelea de beisbol, al final nada pasa.

En el zaperoco participan activamente Pablo "Kungfú Panda" Sandoval (Magallanes) y Luis Jiménez (Lara), peloteros gemelos tanto en panza como instinto del showman: ni siquiera han soltado el madero luego de pegar el hit y ya están celebrando con el puño levantado. Se persignan, señalan al cielo, establecen complicidad con la cámara de TV e interactúan con el público. En las entrevistas posteriores quedó claro que, en realidad, Deolis y Yangervis son amigos desde muchachitos y, según el segundo: "Nosotros siempre nos estamos jugando" (¡ah, fíjate tú!). "Las cosas que pasan en el beisbol ya pasan y todo quedó allí", finiquitó Yangervis, aunque Carlos Maldonado, por su lado, dejó abierta una ominosa rendija de conflicto: "Las situaciones del juego dirán si todo quedó en el pasado o seguirá". En todo caso, según Maldonado: "Vamos a salir a dar el cien por ciento". ¿Alguien lo duda? Son días de pelota.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Histórico