• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El público es el norte

Entradas para el Mundial Brasil 2014 | EFE

Entradas para el Mundial Brasil 2014 | EFE

El fútbol es un espectáculo y por esa razón el aficionado tendría que ser lo más importante, pero algunos hechos recientes han permitido comprobar que todavía se le debe recordar esto a quienes manejan el deporte. Y si el argumento es que el fútbol es un negocio, en ese sentido también el aficionado sigue siendo el punto de partida.

Esta columna ofrece un ejemplo y un recordatorio.

La venta de entradas para el Mundial Brasil 2014 puede servir para el primer propósito: ilustrar cómo a veces se le resta importancia al aficionado. Y la reflexión sobre este tema puede ser un oportuno recordatorio para los equipos venezolanos cuando retomen sus discusiones sobre la creación de una liga profesional. A riesgo de parecer populista, este es un factor que no puede ser minimizado.

Veamos el ejemplo mencionado. El proceso de venta de entradas para el Mundial Brasil 2014 ha sido objeto de quejas por parte de las autoridades brasileñas y los usuarios del portal de FIFA.

En la primera fase que se realiza por sorteo, el gobierno brasileño insistió en supervisar el proceso para garantizar su transparencia y estar seguros de que la cuota de boletos prometida para los habitantes del país se repartiera como era debido.

Esto resultó inusual para FIFA, que en medio del proceso tuvo que anunciar a los aficionados que la espera durante esta fase tendría que prolongarse por una semana más debido a esta solicitud de vigilancia. Y aún así, los resultados tampoco generaron gran satisfacción en algunos países, principalmente Argentina, donde cuestionaron el bajo porcentaje que les tocó y hasta insinuaron que tenía que ver con su conocida rivalidad con Brasil.

Luego, en la segunda fase de venta que se realiza en tiempo real, los boletos disponibles se vendieron en apenas siete horas, con numerosas quejas de la gente por la línea de espera virtual que se generó en el portal de FIFA durante varias horas ante la increíble demanda desde todas partes del mundo por esos codiciados tickets. Y peor aún, hubo quejas de usuarios que estando en la línea de espera supieron de amigos o familiares que se sumaron luego y obtuvieron entradas antes que ellos.

Más que tomar en cuenta al aficionado como parte del juego, que FIFA claro que lo hace, se trata de ponerlo en el tope de las prioridades.

Porque es cierto que al público brasileño se le dio una tarifa preferencial para garantizar su asistencia e igual es obvio que nunca se podrá complacer a todos. Pero si esta búsqueda de entradas se convierte en un proceso tortuoso o injusto, se pierde el norte. Aparte de esto, hay un elemento que quizás es todavía más difícil de aceptar para los aficionados, en especial en un Mundial con tanta demanda como el que se realizará en Brasil: muchas entradas no llegarán nunca a las manos del aficionado común, porque se venden en paquetes de lujo a través de una empresa asociada a FIFA, llamada Match, y muchas otras serán entregadas a los grandes patrocinantes del torneo.

Pasemos ahora al recordatorio. Que los equipos venezolanos se reúnan y discutan la posibilidad de crear la liga profesional es saludable, sobre todo porque finalmente pueden comenzar a conversar como socios y no sólo como contrincantes en el campo. Pero si sus soluciones no apuntan hacia la mejoría del campeonato como espectáculo, a erradicar a los violentos con mano dura (incluso si deben criticar a sus propias barras como lo hizo la directiva del Lara) y a garantizar un verdadero espectáculo para la familia, con seguridad, instalaciones en buen estado y comodidades, entonces no importará si el evento se llama Mundial Brasil 2014 o torneo Apertura 2013. El aficionado igualmente quedará relegado a la segunda división.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Carlos Daniel Avilán

Periodista egresado de la UCAB. Cubrió los Mundiales Alemania 2006 y Suráfrica 2010. Eurocopas Austria-Suiza 2008 y Polonia-Ucrania 2012.

Histórico