• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿El vano ayer?

Bienvenidos al vuelo de la semana. Gracias por abordar el avión con destino a la madre patria. Para hacer su viaje más o menos placentero, proyectaremos un ciclo de cine español con ocho títulos dispares. De inmediato los iremos comentando, de arriba hacia abajo. Si quieren despegar con buen pie recomendamos escoger el plato fuerte del menú: Blan- canieves , cinta en blanco y negro dirigida por un restaurador del lenguaje silente. El autor le inyecta veneno posmoderno al clásico relato de Charles Perrault adaptado por Disney. La película expone con sutileza la vigencia de unas costumbres heredadas del siglo XX, de las vanguardias. Por tanto, las imágenes alegóricas suplen la ausencia de palabrería hueca. En último caso, el filme bosqueja la fantasía de admirar el pasado desde el presente para cuestionarlos a ambos. Según la moraleja, el país necesita cicatrizar heridas, perdonar a sus toros, aprender a vivir con los enanos y gitanos. Así la historia ofrece una respuesta a las inquietudes de la crisis contemporánea. Por alguna fuerza de atracción, las mejores piezas de la muestra nos trasladan a épocas supuestamente superadas.

Ejemplos de ello son la inquietante Grupo 7 y la también nostálgica La banda Picasso , suerte de Media- noche en París sin el sentido del humor de Woody Allen.

De cualquier modo, un gusto disfrutarlas en la pantalla de su asiento. Las dos tocan temas sensibles. La primera devela el uso de la Expo 92 como una mampara del diseño industrial para ocultar las miserias de una ciudad. Apreciamos una crítica de los efectos devastadores de la llamada arquitectura milagrosa, de la burbuja de la construcción. Una Tropa de Élite recibe carta blanca para limpiar a la mentada escoria de Sevilla. Pero, de nuevo, no habrá paz para los malvados de uno y otro bando. La represión, lejos de resolver los problemas de la polis, incrementa las fuentes del caos, de la soledad, de la incomunicación. La segunda juega con el legado del pintor del Guernica , proponiendo una tesis poderosa, ya vislumbrada por el Orson Welles de F de Fake . El arte implica un delicado ejercicio de robo y saqueo cultural. Por supuesto, siempre y cuando haya un genio por detrás, a la altura del fundador del movimiento cubista.

Los ladrones de medio pelo quedan fuera del cuadro de honor. Toca entonces hablar de los puntos ciegos de la selección oficial. The Pela- yos busca cazar fortuna en el casino explotado por la franquicia Ocean’s Eleven .

Garantiza entretenimiento efímero y artificial para olvidarse de los baches del trayecto. Finalmente, hemos llegado a la zona de turbulencia. El descenso comienza con Bypass , sigue con 15 años y un día y termina por los predios de Lo que tiene el otro , una coproducción estrellada en el aeropuerto de las comedias desafortunadas. Todas aplanan el registro audiovisual y conceptual de las obras mencionadas. Suponen una regresión estética, aunque tratan sobre la realidad contemporánea. Remedan el idioma de los pilotos anticuados de la televisión. Plantean el dilema del festival. La actualidad se torna gris y lo retro es cool. Por ende, el aterrizaje forzoso cae en la espuma de Pedro Almodóvar. Los amantes pasajeros no es la excepción sino la regla.

Ante el vacío y la depresión, es lógico volver a pisar terreno seguro.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Sergio Monsalve

Crítico, documentalista, profesor, director y coproductor del programa de radio, Cinerama

Histórico