• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Patrick Jolley

Algunos encuentros se dan de forma inusitada, sucesos rodeados de extrañas consecuencias que delimitan un terreno particular de acción y reacción. Durante mi visita a la Trigésima Bienal de Sao Paulo, el año pasado, uno de los artistas que mayor impacto me produjo en aquella infinita red de piezas, vínculos, creadores y relaciones fue el irlandés Patrick Jolley y su obra. En la bienal se exhibieron los videos Burn , This Monkey y Seven Days `til Sunday junto a un conjunto de fotografías pertenecientes a la Fog Series de 2010.

Como punto central, el texto curatorial destacaba su presencia en aquella edición por ser un creador que, abarcando fotografía, video, instalación y cine, despuntó por implementar en cada una de sus producciones una visión personal y sobreaguda de la realidad, en la cual elementos perturbadores y en ocasiones violentos se hacían visibles a través del absurdo, el manejo del inconsciente y la presencia del humor negro.

En el aspecto técnico Jolley desarrolla sus proyectos creativos mediante distribuciones visuales que se resisten a las estructuras narrativas convencionales, logrando el engranaje de secuencias densas y argumentos transversales que se hilvanan en ritmos cinematográficos perfectos. En su obra lo cotidiano se reviste de un matiz sobrenatural a través del empleo lúcido de una herramienta que traspasa los límites de lo imaginable. Aunque muchas veces se ha destacado que los orígenes de sus investigaciones parten de impresiones personales dejadas por un evento específico, la maestría en el manejo de la imagen que postula este creador permite el desenvolvimiento de paradigmas universales que se despliegan desde sus filmes como los abismos de una psique colectiva en movimiento constante. Cada pieza de Jolley es en cierta forma una poética fílmica en la que la vida, la muerte, el desvanecimiento, las fracturas del vínculo y fundamentalmente el vacío que anida en las relaciones humanas contemporáneas se vuelven irreverentes verdades aprisionadas que han sido reveladas de pronto, para brotar con toda la fuerza simbólica de una narrativa que sobrevivió a la asfixia de regulaciones sociales donde se socavaron sus linderos más profundos.

En la composición de sus filmes sobresale la exploración de factores y contextos heterogéneos que logran su plenitud gracias al uso lúcido y profundo de las posibilidades del lenguaje cinematográfico, la producción y la posproducción audiovisual.

La obra de Jolley es un cuestionamiento insondable a los sistemas de organización colectivos e individuales, los cuales se quiebran a través de la metáfora para desajustar nuestros propios preceptos y ordenamientos de lo real. Patrick Jolley falleció el año pasado en la India un mes antes de ser inaugurada la Bienal de Sao Paulo. Durante su vida se residenció en Irlanda, Londres, Nueva York y Berlín. Su obra ha sido exhibida en espacios expositivos internacionales entre los que se destacan la TATE (Londres), el George Pompidou Centre (París) y el Museo Reina Sofía (Madrid). Su obra está representada en las colecciones del MOMA, Neuer Berliner Kunstverein, Irish Museum of Modern Art de Dublin y el Museum of Contemporary Art de Lyon. También fue protagonista de importantes festivales como el Sundance Film Festival y el Rotterdam Film Festival, entre otros. La obra de Jolley se encuentra en Venezuela como parte de la selección Nuevos vínculos, que se muestra en La Caja del Centro Cultural Chacao hasta el 21 de julio.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Lorena González

Curadora e investigadora de arte contemporáneo.

Histórico