• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Guardar como...

Jóvenes FIA 2013 | Foto Manuel Sardá

Jóvenes FIA 2013 | Foto Manuel Sardá

Entre los eventos y sucesos más relevantes de este 2013, podríamos decir que la muestra curada por Lisa Blackmore en el marco del VIII encuentro Foto FIA, dentro de la reciente edición de la feria, inaugura una de las exposiciones que mejores inquietudes ha planteado con respecto a los bordes, fracturas, logros y dilemas de la producción de la fotografía como una forma de arte en la actualidad. Bajo el nombre Guardar como... , esta exhibición reunió un conjunto de 17 proyectos de jóvenes creadores que discurrieron con sus imágenes mediante las propias estrategias formales que hacen de la foto digital una peligrosa forma de consolidación de inquietudes, miradas y propuestas, derivadas y enrevesadas dentro de los excesos reproductivos de una era global que ha convertido a esta herramienta en uno de los mecanismos de mayor acceso, comunicación e intercambio de nuestro presente.

A pesar de que el entorno expositivo no fue el más adecuado para poder contemplar el engranaje total, así como la finura de las particularidades trazadas en cada uno de los linderos críticos por donde se desplazaron estos artistas, en la muestra resaltaron las propuestas de Beatriz Bellorín, Manto Pérez Boza, Luis Poleo, Florencia Alvarado y la dupla Sultán+Acevedo. En su mayoría, los núcleos de trabajo se concentraron en el propio carácter de disolución formal y conceptual de la profundidad de la imagen, como consecuencia de la superabundancia y repetición de sí misma en contextos digitales como Flickr y Youtube, o en redes sociales como Twitter y Facebook. Este punto convocó el giro crítico mediante el cual estos creadores emergentes desplegaron valiosos documentos dirigidos en un sentido de significación posterior a los del estatus conocido dentro de los arraigos estéticos de lo fotográfico, consideraciones inéditas de una imagen que comienza a deconstruirse y a diseñar sus propias batallas sobre reflexiones trazadas más allá de las estructuras por todos conocidas.

Es importante destacar que frente a las transformaciones que proyectan los entornos tecnológicos, políticos y sociales de un período específico, el arte también tiende a movilizarse con él.

En algunos momentos resultará imposible digerirlo, pero en otros instantes las nuevas ordenaciones se irán adaptando y el espectador podrá por fin verse representado en ese espejo que paradójicamente lo refleja. Recordemos ejemplos cruciales de estos cambios como aquellas mutaciones que la obra de arte tuvo a finales del siglo XIX, convirtiéndose en un objeto que transformó sus funciones de valor de uso en valor de cambio. Con respecto a ello, Baudelaire apuntaba que dentro de esa potente extrañeza que nacía en el objeto de mercado la única posibilidad de salvación del objeto artístico dentro de la civilización industrial sería reproducir en la obra esta misma destrucción, negándose a sí mismo para convertirse en una mercancía más allá de la mercancía, una mercancía absoluta capaz de abolir radicalmente a la propia mercancía. Todo ello comprendió el nacimiento de un objeto artístico que muchas décadas después ya no sería tan sólo el espasmo de aquel anuncio apocalíptico, sino un fenómeno cristalizado en propuestas tan radicales como el pop art y el conceptualismo.

Habría sido muy interesante, para un adecuado estudio de Guardar como... y de la fotografía dentro de estos debates necesarios, que hubiéramos podido ver esta muestra en un entorno museográfico capaz de potenciar sus pertinentes capacidades dialogantes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Lorena González

Curadora e investigadora de arte contemporáneo.

Histórico