• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Cildo Meireles

Cildo Meireles, artista plástico brasileño | Foto: artespain.com

Cildo Meireles, artista plástico brasileño | Foto: artespain.com

La primera vez que supe del brasileño Cildo Meireles fue en Contemporánea, muestra en la cual se exhibían las adquisiciones del MAO. Allí, en un lugar diminuto del espacio, estaban los movimientos sugerentes de una pequeña silueta humana, acompañada de dos delicados tarantines de madera que ofrecían 1.000 alfileres a mano izquierda y 1.000 ballenas de cuello a la derecha, la obra era Camelô del año 1998. En la sutil disposición de los elementos el artista trazaba un gesto incalculable de multiplicaciones a partir de la experiencia desarrollada por la propia imagen, trabajando sin falsos monumentalismos y anclado en las elipsis de la memoria para remover complicadas preocupaciones políticas y sociales.

En el catálogo de la muestra, Ruth Auerbach destacaba que esta obra inspirada en los vendedores callejeros de Río de Janeiro, con los que convivió desde su niñez, traslada protocolos desde el espacio del arte hacia vinculaciones en el espacio de la vida: "Con este trabajo y en consonancia con sus obras más conocidas, Meireles establece un discurso enérgico sobre los métodos sutiles del colonialismo y la opresión.

Sin retórica victimista y a partir de una formalidad actualizada, cuestiona los circuitos de poder alojados en los mecanismos sociales".

Todo este engranaje me visitó hace poco al encontrarme en la ciudad de Madrid con la más reciente retrospectiva del artista. La muestra fue inaugurada el 24 de mayo en el Palacio de Velásquez que funciona como extensión del Museo Reina Sofía en el Parque del Retiro. Contó con la curaduría de João Fernandes y se exhibe en España hasta finales de septiembre.

De allí parte al Museu de Arte Contemporânea de Serralves en Oporto, y luego al Hangar Bicocca en Milán. En la exposición, piezas actuales junto a proyectos poco vistos por el público ponen en escena las inquietudes formales y conceptuales que han hecho de Cildo Meireles uno de los creadores latinoamericanos de mayor reconocimiento en el ámbito internacional.

Instalaciones como el tipi indio con el título Olvido , construido con 6.000 billetes de bancos de todos los países latinoamericanos y colocados sobre 3 toneladas de huesos rodeados por un círculo de 69.300 velas, dialoga junto a estructuras tan impactantes como la obra Amerikkka , una enorme base compuesta por las delicadas líneas sucesivas que forman 20.050 huevos de madera pintados; los cuales respiran bajo la amenaza constante de 76.150 balas apostadas en una plataforma oblicua que suspende sobre ellos la coacción de un estallido potencial.

Otras piezas como Ma- rulho , en la cual más de 17.000 libros de fotografía rellenan una representación impresa del océano entre las bases de un solitario muelle de madera donde puede escucharse un lejano y extraño rumor, o series ya históricas, como las Inserciones en circuitos ideológicos , completan un recorrido profundo sobre los pasos de un creador delicado y constante en la reestructuración estética como el cauce ideal para suscitar la reflexión crítica sobre la historia, el presente y el futuro de nuestras sociedades.

Para el curador de la muestra, Meireles es un artista comprometido con su obra, y ésta, un compromiso con el mundo... Cuán importante sería para el arte contemporáneo venezolano el poder tener en las salas de nuestros museos alguna muestra de este creador, así como de otros valiosos latinoamericanos que hoy son referencia y que forman parte de nuestras colecciones institucionales.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Lorena González

Curadora e investigadora de arte contemporáneo.

Histórico