• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Arte y buen proceder

En medio de las diatribas que enmudecen, acorralan y condenan los caminos del avance, la comprensión, el intercambio y el vínculo en la sociedad actual; algunos gestos se levantan para recordarnos que es posible descubrir otros nexos en lugares prósperos y amables, en situaciones francas, despojadas del prejuicio, de la aprehensión, de la desconfianza y del ruido que conduce el día a día del venezolano común. En esas pausas, la ciudadanía tiene otro matiz, otro aire; la historia se reescribe mientras la mirada se reencuentra con los valores... Una medida cada vez más extinta en una ciudad tan olvidada de sí.

Hace dos fines de semana los espacios de Ciudad Banesco recibieron y acompañaron la IX edición de la Subasta de Fundana, un evento que se ha convertido en el punto cardinal de los aportes que esta fundación creada en el año 1991 recibe y adhiere para el desarrollo complementario de todos los programas de formación, crecimiento y desarrollo dedicado a niños víctimas de la violencia y el desamparo. En sus villas completan un total de diez residencias de abrigo donde atienden a más de 100 niños y niñas de diferentes edades, desde recién nacidos hasta los seis años.

Allí un equipo especializado de voluntarios, docentes, terapeutas y profesionales de disciplinas como el psicoanálisis, el derecho, la pedagogía y la medicina convocan sus experticias para brindar un mejor destino no sólo a estos pequeños en situación de riesgo sino también a la sociedad que los recibirá en el futuro.

Según Betzy Aizaga, directora de medios de la fundación y organizadora de la muestra, la subasta realizada cada año es central para el desempeño de los costos que demandan las dinámicas actuales. Todas las piezas provienen de la donación que los propios artistas hacen, conjunto con el cual se agrupan periódicamente alrededor de 180 obras que luego son exhibidas y vendidas en subasta pública. Este año, la fundación contó con la invalorable presencia de creadores de trayectoria y de nuevas generaciones. Entre los participantes se destacaron reconocidos maestros de la plástica nacional como Oswaldo Vigas, Carlos CruzDiez, Luisa Richter y Rafael Barrios junto a creadores de generaciones posteriores como Héctor Fuenmayor, Sigfredo Chacón, Pancho Quilicci, Jason Galarraga, Enrico Armas, Julio Pacheco Rivas, Lihie Talmor, Carlos Medina y Rafael Ramírez; sin olvidar la presencia de producciones recientes en la obra de Daniel Benaím, Antonio Briceño, María Elena Álvarez, Marcos Temoche y Rafael Rangel, entre muchos más.

Es probable que el tránsito por crisis sociales, políticas y económicas tan difíciles como las que atravesamos, nos lleven a reparar en la valía que se desprende de este tipo de acciones. Una cadena de acontecimientos que desde el buen proceder de una intención inicial, concibe un múltiplo infinito de gestiones positivas que van llenando, gracias a las sumas individuales de muchos otros, los matices posibles de nuevos paisajes y territorios sosegados a través del arte. Tal vez, como apunta el filósofo Félix Guattari en varias de sus reflexiones, la salida no sea con precisión intentar cambiar el mundo o la totalidad avasallante de un caos que nos supera, sino modificar para su bienestar el rango más cercano que tenemos: revolución molecular que como reacción en cadena puede transformar la exclusión del oprimido en un paradigma de liberación.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Lorena González

Curadora e investigadora de arte contemporáneo.

Histórico