• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Tres miradas

Obra de Amira Tremont, como parte de la exposición <i>Tres Miradas Frente al Arte Contemporáneo</i>

Obra de Amira Tremont, como parte de la exposición Tres Miradas Frente al Arte Contemporáneo

El 21 de julio la Sala Mendoza inauguró la exhibición Tres miradas frente al arte con- temporáneo , una colectiva curatorial en la que tres proyectos distintos planteados por creadores de generaciones y tendencias diversas se desplazaron en los vericuetos del espacio expositivo para describir algunas consideraciones sobre la creación y la curaduría, profundizando no sólo en la actividad y la historia del arte contemporáneo en Venezuela sino también en los linderos, sombras, revelaciones y periferias del ejercicio curatorial como actividad profesional.

El texto que inicia el catálogo, a cargo de Patricia Velasco, directora de la Sala Mendoza, plantea los lineamientos del proyecto al tiempo que se constituye como un importante testimonio, ampliando valiosas referencias de los artistas curadores que integran la muestra y puntualizando sobre lugares que podrían quizás marcarse como el inicio de esa narrativa que es la curaduría contemporánea: diálogo en proceso, intercambio visual, texto tan ilegible como manifiesto de una poética del espacio que se convierte en totalidad siempre cambiante.

En el área expositiva tres ejemplos de diferentes configuraciones se hilvanaron.

La primera de ellas bajo el título Trifinio cuenta con la investigación de Pedro Terán, creador que desde los años setenta ha consolidado una mirada crítica de las metáforas de lo visual y sus relaciones con el espacio. En esta oportunidad seleccionó tres proyectos de artistas de su generación: Héctor Fuenmayor, Pedro Tagliafico y Alfred Wenemoser. Con un corte histórico-transversal, la curaduría los convocó en sala para reinstalar piezas que fueron exhibidas en la década de los setenta. Con ese gesto, Terán funde pasado y presente, acción con la que proyecta nuevas perspectivas de lo que fue y es el arte conceptual.

En el caso de la segunda generación convocada, es el artista Luis Romero quien se encarga de representar la profusa actividad del arte contemporáneo a finales del siglo XX. Relacionado con la curaduría espacial y editorial, así como con la actividad de promoción, formación y difusión de creadores emergentes, Romero eligió los arquetipos femeninos como temática central para agrupar las piezas de Emilia Azcárate, José Miguel del Pozo, Érika Ordosgoitti y Reynaldo V. Rodríguez en un engranaje formal correcto que sin embargo no terminó de activar las relaciones intrínsecas propuestas por el curador, sumergido en una temática en extremo amplia, difícil de abarcar en pocos relatos que aunque acordes con sus propósitos se encontraban distantes entre sí.

El delicado funcionamiento entre las intenciones de la curaduría y el diálogo entre los artistas seleccionados funcionó a la perfección en la muestra curada por el colectivo Al Borde. Bajo el título Recogiendo suelo, la obra en proceso y sus resonancias en el contexto privado y social fueron la punta de lanza que unió las exploraciones dentrofuera de los artistas Amira Tremont, Daniel Santiago Salguero, Esmelyn Miranda, Julián Higuerey y Hayfer Brea, siendo la pieza de este último ( Registro de territorio) una de las mejores propuestas de toda la exposición.

En conjunto y frente a las discusiones que en los últimos años han querido apalear la labor curatorial, el proyecto desplegado por la Sala Mendoza acentuó la necesaria reflexión en torno a este ejercicio, abriendo una zona de intercambio desde donde pueda quizás comenzar a construirse una historia de la curaduría a través de la latente de esas perspectivas que traza la mirada.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Lorena González

Curadora e investigadora de arte contemporáneo.

Histórico