• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La vida le sonríe al Guti

Franklin Gutiérrez | Foto: AVS Photo Report

Franklin Gutiérrez | Foto: AVS Photo Report

Franklin Gutiérrez ha comenzado sano y dando batazos, como una vez soñaron los Dodgers

La vida le sonreía a Franklin Gutiérrez en 2003, cuando los Dodgers le informaron que deseaban invitarlo en septiembre.

El caraqueño tenía 20 años de edad y todo por delante.

Aquella temporada comenzó en clase A avanzada, pero descargó 20 jonrones y fue subido a doble A. Cerró su cosecha con 4 cuadrangulares más.

Ante una multitud, en el Dodger Stadium, recibió el galardón que le distinguía como mejor prospecto en el sistema de ligas menores de Los Ángeles. Baseball Prospectus le ubicó en el puesto 31 de su célebre ranking anual. Estaba muy cerca de cumplir el sueño de llegar a las grandes ligas.

Cuando se reportó a los entrenamientos de los Leones, en el estadio Universitario, ya no era un desconocido; los periodistas lo esperábamos bajo el sol del mediodía, sabedores de que la llegada del novato era la noticia del día.

El Guti jugó en las mayores poco después. No lo hizo con los Dodgers, que lo usaron como pieza de cambio para reforzarse y lo enviaron a los Indios, a cambio del también outfielder Milton Bradley.

Debutó el 31 de agosto de 2005. La vida seguía sonriéndole a los 22, aunque el center de Cleveland estuviera ocupado y debiera adaptarse al righ.

Así comenzó una de las carreras más contrastantes en la expedición nacional.

La Biblia del Fildeo le reconoció pronto como el mejor jardinero derecho del beisbol, pasó a los Marineros y se convirtió en center titular, ganó un Guante de Oro y ha impuesto varios récords, incluyendo el de más chances en una temporada sin cometer error para un jugador de cualquier posición y más chances consecutivos sin fallos en las praderas exteriores.

Pero también dejó de disputar 211 partidos entre 2009 y 2012, mayormente debido a lesiones y problemas físicos, algunos insólitos, que le obligaron a visitar clínicas y especialistas en los últimos dos años, apartándole de 192 juegos en ese lapso.

Ese pelotero, promesa de fuste al inicio y uno de los mejores fildeadores de su tiempo, está de vuelta. Mucho mejor que eso, su comienzo con Seattle es una proclama de que, a poco de cumplir los 30, no sólo está sano, sino que está en su mejor momento.

Tres de los cuatro vuelacercas que Gutiérrez soltó hasta el jueves ocurrieron en el primer inning, al abrir la ofensiva de los Marineros. Empujó 10 carreras en sus primeros 10 duelos y su defensiva es tan buena como siempre.

Es un augurio feliz. Libre de lesiones, su potencial empieza a desplegarse, como preveían los Dodgers en 2003.

Nunca ha podido igualar aquel tope de bambinazos que dio entre clase A y doble A; su marca en las mayores es 18, con 70 fletadas, en 2009.

Tiene metas al alcance que no parecen muy ambiciosas, pero que, al unirse a su forma de patrullar la pradera central, le convertirían en un jugador de élite: ser el decimoctavo venezolano con una cosecha de 20 cuadrangulares o el duodécimo que empuja 100; el trigésimo con 30 tubeyes o el decimosexto con 100 anotadas, ya que está siendo alineado tan arriba.

El manager Eric Wedge hallará dentro de no mucho que será más provechoso para él bajarlo en el orden.

El Guti tiene fuerza y nunca ha sido una máquina de embasarse. Tiene .308 de OBP en su carrera, con .289 en esta zafra y un tope personal de .339 en aquel 2009. Ya que no está en circulación tan a menudo, es preferible que batee quinto o sexto y que sus extrabases encuentren a más gente en las bases.

Si todo marcha bien, Gutiérrez no sólo será candidato a otro Guante de Oro. También puede emular a Bob Abreu, Magglio Ordóñez y Carlos González como los únicos criollos en el club 20-20, pues ya una vez estafó 25 cojines.

La vida le sonríe otra vez.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico