• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Cuánto vale el Panda?

No es una pregunta retórica. ¿Cuánto vale Pablo Sandoval? 

¿Vale un bateador sin cosechas de 30 jonrones o 100 empujadas tanto como 98 millones de dólares por cinco años, a una tasa de 19 millones anuales?

Tim Kawakami, columnista del San Jose Mercury News, lo expresó con abrumadora simplicidad: “Los Gigantes no tienen cómo reemplazar a Sandoval, pero tampoco hay manera de cuantificar cuál era su valor real”.

Esa peculiaridad marcó las negociaciones con los californianos, que no se atrevieron a hacer en marzo la oferta que hicieron en noviembre y por eso lo perdieron.

No se trata solamente del físico del venezolano y los sacrificios que debe hacer al comer. El nativo de Puerto Cabello es una curiosidad estadística, lo que impide predecir su evolución.

Con todo y no haber ligado nunca 30 cuadrangulares, hasta hace 2-3 temporadas era un bateador de élite. Después de ver caer por tercer año consecutivo su OPS y su OPS ajustado, ¿sigue siéndolo?

Lo es en juegos de playoffs. Es cuando más importa. Pero para llegar a la postemporada hay que rendir en la fase regular, y los nuevos seguidores del porteño no van a recordar lo que hizo, pues no lo hizo con los Medias Rojas; ellos le exigirán a partir de cero.

¿Mejorará sus estadísticas en Fenway Park? En teoría sí. La raya de fair de la derecha es muy corta, aunque el pasillo se ensanche hacia el right-center. El Monstruo Verde puede darle muchos hits, que serían outs en el left de casi todo parque. Casi no existen zonas de foul en el centenario estadio, lo que le ahorrará turnos fallados.

Más hits, más extrabases, más jonrones, ¿verdad? Es la teoría. Pero la teoría también es que esas cantidades bajan en el AT&T Park y crecen en otros escenarios, ¿verdad? Y resulta que el Panda tiene mejores estadísticas en el hostil terreno de San Francisco, favorable a los pitchers, y peores en la carretera.

Puede que estemos ante lo que ya el mismísimo Bill James ha dicho que es un factor importante, que existe e influye en el rendimiento de un pelotero, sin posibilidad de ser medido todavía: el carácter.

Quizás sea cierto que Sandoval es capaz de empinarse y superar sus limitaciones cuando más difícil es la exigencia. Hay gente así. ¿Por qué no la habría en los diamantes?

Pero eso ni es científico ni tiene una base comprobable. Así que queda recurrir nuevamente a la teoría y suponer que, al jugar casi 75 por ciento de las veces en estadios favorables a la ofensiva (Fenway, Yankee Stadium, Rogers Centre, Tropicana Field y Candem Yards) sus números deberían ser mejores.

Claro, estará frente a mejores pitchers: los del este de la Americana.

Entonces, ¿vale esos 98 millones que han comprometido los patirrojos?

Gracias al nuevo análisis, sabemos que un bateador comienza su declive a los 30-31 años de edad. También sabemos que los más corpulentos, casos como Ryan Howard, lo inician alrededor de los 28. Es la edad del carabobeño.

Pero no hablamos de un gordito cualquiera. El Panda es un infielder ágil, un tercera base con reflejos, alcance y movilidad, y su trabajo físico para contener el sobrepeso es proverbial.

Así que volvemos al comienzo. ¿Cuánto vale Sandoval?

Si Boston tiene razón, vale mucho más que 98 millones de dólares. Será entretenido esperar para averiguarlo.

 

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

 


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico