• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El último juego de Freddy García

Pudiera ser hoy, la próxima semana en la Serie del Caribe o eventualmente en México, donde todavía le buscan. No importa.

Estamos en la víspera de un adiós que no debería pasar con tanta discreción delante de la fanaticada, esa a la que durante casi dos décadas entretuvo. El adiós de uno de los mejores lanzadores que han nacido en Venezuela. El adiós de Freddy García.

García ha vivido con placer sus últimos días en la pelota criolla. No ha descartado ir a Monterrey para una última aventura y todavía es una posibilidad lanzar en la Serie del Caribe. No más.

Ni se arrepiente ni se lamenta. Hay quienes le piden un año más, pero no se ha dejado convencer. Quiere ver a sus hijos. “Viven en Estados Unidos y están creciendo”, nos dice. “El tiempo pasa rápido”.

¿Dónde quedará el derecho de El Güire, después del retiro? ¿Cuántas páginas habrá que dedicarle en el libro que recoge la historia del pasatiempo nacional?

García llevó más alto la empalizada que progresivamente fueron levantando el Patón Carrasquel y sus principales sucesores: Luis Leal, primero, y Wilson Álvarez.

No fue él, sin embargo, el cuarto rey de esa baraja. Él fundó una baraja nueva, en la que antecedió a Johan Santana y Félix Hernández, con quienes comparte el privilegio de disputar la selección como número uno de todos los tiempos.

No ganó un Cy Young y las lesiones le impidieron lanzar más, llegar a 200 victorias, superar los 2.000 ponches.

A pesar de esas dolencias, que cortaron su trayectoria por la mitad, llegó a ser el pitcher venezolano con más ponches acumulados en las mayores y todavía es el que suma más triunfos y más innings.

Eso no le hace necesariamente mejor que Santana o Hernández. Estos dos han sido ponchadores y sus números de dominio son mucho más notables que los de su compatriota, cuyo arte se basaba, sobre todo, en el engaño, el cambio de ritmo y el manejo de las esquinas.

Lo indiscutible es el carácter fundacional de su papel en esta era de monticulistas estelares que ha salido de Venezuela en el siglo 21.

Un país que se enorgullece de sus campocortos, le debe sus mayores alegrías en los últimos lustros a Miguel Cabrera y a estos lanzadores notabilísimos, que han logrado lideratos de efectividad, victorias en juegos decisivos de Serie Mundial, triples coronas, juegos de estrellas y tres premios Cy Young.

Eso que hoy asombra, pero no sorprende, comenzó en 1999, con el debut de García en la MLB. Fue el primer nativo en ganar 17, 18 compromisos; el primero en encabezar una liga en innings lanzados y el primer legítimo número uno en una rotación. Álvarez lo fue nominalmente, al llegar a Tampa Bay, pero no lo disfrutó, porque de inmediato se lesionó. El mirandino, en cambio, ensanchó el staff de los Marineros, hasta que fue cambiado a los Medias Blancas.

Todo eso cambió en 2007, cuando fue operado del hombro derecho y perdió años en rehabilitación y esfuerzo. “Me dijeron que no podría lanzar más”, ríe hoy. “Pero aquí estoy”.

Está, pero no por mucho tiempo más. Al filo de los 40 años de edad, la vida se ve de otro modo. Y él, que se cree todavía con capacidad para lanzar, quiere irse a casa ya.

Será hoy, la semana que viene o después de ir a México. Da igual. Se va uno de los más grandes de nuestro beisbol.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico