• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La última oportunidad de Bob Abreu

¿Qué oportunidad tiene Bob Abreu de hacer el equipo en Filadelfia, la ciudad que le vio brillar en las grandes ligas?

El Comedulce se reportó el fin de semana a los Filis, repotenciado por su gran temporada en Venezuela. Imposible no sentir nostalgia al verle en la entrevista que colgó en la web la estación Comcast Sports Net Philadelphia, con esa gorra azul con una P roja, en el locker que le asignaron los cuáqueros.

Llegó rebosante de confianza. Después de todo, a finales de noviembre pisó el acelerador y se convirtió en uno de los bateadores más temibles de la LVBP y rindió a tope hasta el último encuentro que disputó en los playoffs.

También llegó con un tono realista. “Voy a trabajar para ganarme un puesto como bateador emergente, viniendo desde la banca”, dijo. “Es lo que he hablado aquí. Sé que todavía puedo jugar beisbol”.

El circuito criollo no tiene el mismo nivel que las mayores. En esta última ocasión eso ha quedado plasmado de forma aún más palmaria, con efectividades colectivas infladas e innumerables topes ofensivos.

¿Desmerita eso lo hecho por Abreu? En modo alguno. Gracias a su despliegue aquí consiguió esta oportunidad. ¿Le resta chance? Menos. Su permanencia arriba dependerá de lo que haga él mismo en el spring training, sin importar el marco que acompañó su retorno a la Ciudad de la Libertad.

Esta parece ser la última oportunidad del aragüeño. No tiene margen de error.

Si batea en los juegos de exhibición, alargará su carrera y tendrá la oportunidad de completar un currículo con una combinación de números sorprendente.

Si no despliega una ofensiva importante, quedará en libertad y probablemente será descartado por las demás organizaciones.

Este todo o nada tiene sus razones. El 11 de marzo cumplirá 40 años de nacido, una edad en la que la inmensa mayoría de los peloteros profesionales están ya en casa, retirados. No actuó en 2013, al no conseguir el contrato que deseaba. Y aunque todavía le guste correr y fildear, no es con su velocidad ni con su defensa que ganará un puesto, sino a pesar.

Hay por lo menos cinco buenas razones para cruzar los dedos por él y aplaudir si se queda con los Filis: le faltan 63 hits para llegar a 2.500, 13 jonrones para 300, un robo para 400, 44 boletos para 1.500 y 35 dobles para 600.

¿Ya saben quién es el único toletero en la historia con esa combinación de cifras? Probablemente sí. En todo caso, repitamos su nombre: Barry Bonds.

La campaña de Abreu en las mayores ha sido mucho mejor de lo que los propios venezolanos pensamos.

¿Y qué chance tiene de quedarse? ¿Quiénes son sus competidores?

Hay siete jardineros para cinco cupos en Filadelfia, a priori. Eso, suponiendo que los cuáqueros irán con esa cantidad de patrulleros en el roster inaugural.

Si deciden empezar con cuatro, quizás sea necesario terminar aquí esta columna y aplaudir la larga y notable trayectoria del venezolano. Pero sí es posible que sean cinco.

El recién llegado Marlon Byrd, el recuperado Ben Revere y el joven Domonic Brown están llamados a ser los titulares. No tienen que probar mucho. Byrd llegó como agente libre, luego de brillar en 2013; Revere era uno de los mejores bates del club, antes de lesionarse; y Brown sacó 27 jonrones la campaña pasada, aunque todavía hay grandes expectativas con él.

En la segunda fila aparecen Abreu, Clete Thomas, Darin Ruf y John Mayberry Jr.

Brown, Revere y Thomas batean a la zurda, como el native de Turmero. Con ellos será la batalla final, porque la condición de zurdo y la posibilidad de ser usado como bateador emergente son las esperanzas del Comedulce.

Revere es inamovible. Está proyectado, con toda lógica, como el centerfielder del Juego Inagural.

Thomas viene de una zafra pobre y sólo en su estreno en la gran carpa, en 2008, con Detroit, pareció un pelotero interesante.

Brown tuvo un gran primer trimestre de 2013, pero es todo lo que ha podido hacer hasta ahora. Sempiterno prospecto, incluso fue puesto en el mercado durante el receso invernal.

No es imposible que Abreu se quede, si eclipsa a estos dos últimos durante los juegos de exhibición. Y si lo logra, podrá empezar la cuenta para completar las cinco grandes metas que redondearán una gran carrera.

Sólo tiene un modo de conseguirlo: debe batear. Y mucho. Tiene que castigar a los pitchers en los choques de pretemporada, del mismo modo que lo hizo aquí, con el Caracas.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico