• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El sorprendente Yangervis Solarte

El mejor bateador de los Yanquis ocupa el noveno turno del lineup.

 

Yangervis Solarte ya era el líder del equipo con .522 de OBP, un slugging de .650 y 1.172 de OPS al ir al home por primera vez, este martes.

 

Por sexto encuentro en fila conectó a tierra de nadie. Por cuarta ocasión duplicó con el madero. Llegó a seis tubeyes en la jornada, “una máquina de dobletes”, según interjección del departamento de prensa del equipo, vertida a través de su cuenta en Twitter.

 

El valenciano amanece este miércoles con .458 de average. También es el mejor de su divisa en ese departamento, ahora.

 

La grada de la derecha en el Yankee Stadium le dedica una parte de su tradicional roll call, el cántico entusiasta que desde el lunes incluye el apellido Solarte.

 

Nadie esperaba esto. Hasta el infielder pensaba que iría a las menores, como antes le pasó con los Mellizos y los Rangers, al no tener espacio arriba ni lugar en el roster de 40.

 

Célebre es la anécdota que cuenta riendo, en la que recuerda cómo fue a buscar el autógrafo de Derek Jeter antes de ser bajado, el penúltimo día del spring training, sólo para enterarse de que era él quien se quedaba y Eduardo Núñez el que se iba.

 

Aquella misión imposible se concretó, a pesar de que Núñez tenía un puesto predeterminado en la nómina y había sido el campocorto de los neoyorquinos en 2013, durante la larga ausencia de Jeter.

 

Fue un riesgo de los bombarderos, que esta semana enviaron al viejo suplente en un cambio a Minnesota. Es posible que el capitán, por su edad, vuelva a caer en la lista de incapacitados. Pero el bate del criollo ha hablado demasiado alto. ¿Cómo no escucharlo?

 

¿Y por cuánto tiempo hablará? Solarte es, antes que nada, un productor. No es un cultor de la defensa. Ni en el norte ni con sus Tigres en la LVBP ha podido hallar un lugar fijo donde radicarse.

 

“Tengo tres guantes”, explicó hace días. “Uno para el infield, uno para el outfield y el (mascotín) de primera base”.

 

Por ahora es el antesalista transitorio del manager Joe Girardi. El sancionado Alex Rodríguez está fuera por toda la temporada. Kelly Johnson, a quien trajeron como sustituto, no es muy hábil contra los pitchers zurdos. La lesión de Mark Teixeira obligó a mudarlo a la primera base y la esquina caliente quedó libre para el ambidiestro nacional.

 

En este panorama, Solarte ha mantenido su average largamente sobre .400 desde los juegos de exhibición hasta ahora. Es la tormenta perfecta.

 

No mantendrá esos promedios, por supuesto. Pero será entretenido ver hasta dónde llega. En doble A bateó para .329/.367/.466 hace cuatro temporadas, pero en general puso una línea de .286/.336/.397 en ocho campañas abajo, aunque con topes de 36 tubeyes, 12 jonrones y 41 transferencias.

 

Este entretenido e inesperado viaje del novato tiene la posibilidad de alargarse por ocurrir mayormente en estadios propensos a la ofensiva: todos los del este de la Liga Americana, especialmente el Yankee Stadium.

 

Además, Johnson no es inamovible, e incluso con Teixeira de regreso, es el norteamericano quien puede terminar en la banca, si el valenciano prosigue a este paso.

 

Todavía hay aficionados que preguntan con quién juega Solarte en Venezuela. De ese tamaño es la sorpresa, a pesar de que es figura de Aragua desde hace algunas zafras.

 

¿Hasta dónde llegará? No importa. Mejor disfrutar la fiesta sin pensar en el final. Después de todo, llamó la atención con el madero, pero fue su capacidad para defender varias posiciones lo que le garantizó un lugar en el roster inaugural.

 

Debería volver a su puesto de utility, cuando las cosas tomen el nivel que Girardi preveía antes de iniciar la zafra.

 

Mientras tanto él, y todos nosotros con él, estamos disfrutando del viaje.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico