• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

De retos y estrenos

Wilmer Flores tuvo un buen spring training. Se reportó con antelación, bateó mucho y su defensiva, la razón por la que fue sujeto de tantos reportajes en Nueva York, dejó de ser un punto de discusión.

 Fue un verdadero logro que la prensa neoyorquina no hablara más de su guante. Los medios en la Gran Manzana pueden ser excesivos. Y la ofensiva del venezolano nunca ha sido una duda. Por el contrario, para poner su bate en el lineup, los Mets lo devolvieron a su posición original, de donde lo habían mudado debido a su corpulencia.

 Flores cometió dos errores el viernes, para llegar a tres este año. En 2014, en 51 compromisos como torpedero, apenas pecó cuatro veces.

 Cuatro en un tercio de calendario contra tres en menos de una semana. ¿Tenían razón las voces agoreras?

 Es muy temprano. La muestra es pequeña. Pero el prospecto carabobeño tiene un reto: debe batear con autoridad, para compensar cualquier limitación al campo. Y debe ejecutar con el guante, la mayor parte de las veces.

 Los errores a menudo distorsionan la forma en que vemos a los defensores. Muchos yerros no necesariamente significan algo malo. Un campocorto con 20 errores en 600 chances tendrá .967 de porcentaje, muy inferior a uno con 5 en 500, que tendrá un excelente promedio de .990. Pero aquel habrá ayudado a conseguir 580 outs, contra 495 de este. ¿Quién sería de más ayuda a su equipo?

 Sandy León viajó a Estados Unidos con la certidumbre de no tener lugar en los Nacionales. Con Wilson Ramos como titular y José Lobatón como suplente, su único chance de empezar en las Grandes Ligas y labrarse, por fin, su propio camino, pasaba por un cambio o por la línea de waivers.

 Pasó lo primero. León fue enviado a los Medias Rojas, al no tener cupo en Washington, y Boston le nombró segundo receptor.

 Sólo hay una ciudad donde los medios pueden ser más escrutadores que Nueva York. Y sí, es la misma que ahora defiende el zuliano. Por eso, su estreno no pudo ser mejor, a pesar de que se fue en blanco en el interminable extrainning contra los Yanquis.

 Quien vio el juego sabe de qué se trata. Cuando Brett Gardner, uno de los corredores más veloces de los bombarderos, salió a robo y fue puesto out con un tiro perfecto del venezolano, comenzaron las repeticiones de TV. Todo detalle se magnifica cuando chocan los dos equipos más populares de la gran carpa.

 Esta vez, eso favoreció a León. Buen estreno. Pero nadie debería sorprenderse. En las mayores, ha puesto out a 7 corredores y sólo 9 han podido estafarle. Eso es 44 por ciento de acierto. La media entre sus colegas es 27 por ciento.

 ¿Que se trata de una muestra corta? Sí. Pero en las menores, de por vida, su promedio de éxito es 45 por ciento. Mantener esa brillante relación será su reto en Boston, para disfrutar de una larga carrera.

 Pablo Sandoval también vivió ese día su debut en la rivalidad Yanquis-Medias Rojas. Pocos venezolanos serán más escrutados que él, al menos en estos días. Fue la gran firma de pretemporada para su novena. Le pedirán batazos y grandes atrapadas.

 Pero al Panda le gusta ser el centro de la atención. ¿Cómo, si no, habría rendido tanto en todos esos playoffs y series mundiales?

 El viernes dio cuatro cohetes. Empujó la primera y luego puso arriba a los suyos en el inning 18. Reto superado, para comenzar.

 Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico