• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El reto más grande del Panda

Comenzaron los abucheos. Aficionados inconformes han expresado su impaciencia con Pablo Sandoval, la firma estelar de los Medias Rojas en el pasado mercado de agentes libres.

Los promedios del Panda al batear a la derecha han sido francamente bajos. Y eso ha tirado al piso todo lo que ha hecho del otro lado del home.

¿Qué pasa con el carabobeño? Si fuera clara la respuesta, sería fácil para él la solución. Pero algo más corre en paralelo a sus problemas en el diamante. Algo que se convierte, hasta ahora, en el mayor reto de su carrera.

Sandoval tiene 28 años de edad. En teoría, es la edad ideal para rendir con el madero. En cambio, amaneció ayer con una línea de .246/.308/.356 y apenas 11 extrabases, 5 de ellos jonrones y 6 tubeyes, con 19 impulsadas en 53 juegos.

El contraste es pavoroso: el nativo de Puerto Cabello tiene ..299/.369/.455 a la zurda, con .824 de OPS, mientras que a la derecha tiene ..123/.153/.123, con .275 de OPS. Insólita diferencia.

Hay más: todos sus extrabases han sido a la zurda. Ni un doble a la derecha. De allí los análisis de prensa, sugiriendo que debería dejar de ser ambidiestro, que debería batear a la zurda contra los zurdos y ver qué pasa. De allí las preguntas incómodas que ha oído

Luego del pelotazo que recibió el mes pasado en la rodilla, hubo tiempo para ver el experimento. El Panda no podía hacer swing a la derecha, debido al dolor, pero sí podía hacerlo a la otra mano. El manager John Farrell le llamó para enfrentar a un zurdo como bateador emergente zurdo y disparó un hit.

Antes, durante y después de eso, el antesalista ha negado que para él sea una posibilidad dar el paso que pide un sector de la prensa bostoniana. Es ambidiestro y está determinado a quedarse como ambidiestro.

Ha habido casos en Venezuela que recuerdan los actuales sufrimientos de Sandoval. Los Padres de San Diego decidieron que Oswaldo Guillén fuera ambidiestro, cuando jugaba en las menores, y terminó haciéndolo tan bien a la zurda, que nunca más bateó a la derecha. Omar Vizquel perdió muchos hits en sus primeros años como bigleaguer, mientras adquiría la habilidad para hacer swing a la zurda.

Guillén desistió a la idea de ser ambidiestro. Vizquel cree que su éxito en las mayores se debe en parte a haberlo sido.

El Panda nunca ha sido tan bueno a la derecha como a la zurda. De por vida, tiene .303/.357/.491 como siniestro y .261/.308/.374 como diestro. Aquellos son los promedios de una amenaza ofensiva. Estos otros, ciertamente, son los promedios de un suplente del infield.

Todo esto ha puesto al porteño en un disparadero. Decía Manny Ramírez, no sin razón, que los fanáticos sólo pitan a los buenos peloteros. Puede ser. Lo hacen por antipatía o rivalidad, que no es este caso, o por insatisfacción.

Sandoval era un favorito del público en San Francisco, incluso en los momentos malos. Y el periodismo en la costa oeste no se compara con la acidez que a menudo se lee y escucha en el este de Estados Unidos. Todo eso lo sabía al firmar con los Medias Rojas.

En 2010, cuando pasó por una sequía semejante, fue dejado en la banca y apenas tomó tres turnos en la Serie Mundial.

Aquel episodio quedó atrás y fue figura en las siguientes dos series mundiales que disputó.

Cinco años después de aquel bache, enfrenta un reto mayor. Porque ahora no tiene el apoyo de la gente.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico