• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El reto de Asdrúbal Cabrera

Asdrúbal Cabrera lo tenía todo. En 2011 era el campocorto de la Liga Americana en el Juego de Estrellas, ganó el Bate de Plata, recibió votos para el Jugador Más Valioso, sacudió 25 cuadrangulares.


¿Qué ocurrió para que aquel gran jugador terminara como agente libre, sin ofertas multianuales y con muy pocos equipos pensando en él como shortstop? 

Cabrera comienza una temporada llena de desafíos. Afortunadamente, comienza con buen pie. 

Los Rays, su escuadra en esta oportunidad, han decidido darle las paradas cortas, su posición favorita. Al menos por ahora, no seguirá el debate respecto a su mudanza a la segunda base. 

No es un debate fútil. Las estadísticas de este nativo de Puerto la Cruz demuestran lo que scouts y analistas han señalado en los últimos años. Le está llegando a menos pelotas. 

No se trata de un combate entre la sabermetría y la tradición. Es cierto que baremos como el WAR defensivo, las carreras salvadas y el UZR son desfavorables a Cabrera, pero igual pasa con los numeritos más conocidos por el gran público. 

El anzoatiguense ha mantenido los errores más o menos dentro de sus estándares, con picos y huecos. Pero en cada una de las últimas tres zafras ha bajado el total de chances respecto a la anterior. 

Las asistencias, los outs, los dobleplays también han descendido progresivamente.

Un torpedero como Johnny Peralta ha podido conseguir trabajo pese a vivir algo semejante, porque su bate ha seguido produciendo. Cabrera, en cambio, también ha visto mermar sus batazos. 

El venezolano llegó a tener un OPS de .792 en su mejor momento, pero ha bajado en cada una de las siguientes tres zafras. Lo mismo ha pasado con los bambinazos y las empujadas. 

Tampa Bay apostó por un regreso de Cabrera. El contrato es de solo un año, lo que permitirá a las partes evaluar lo que ocurrirá a partir de abril.

Para el portocruzano es la oportunidad de conseguir el pacto multianual que le dé seguridad y un hogar estable, como el que tuvo en Cleveland. Tiene 29 años de edad. En teoría, está en lo más alto de su potencial deportivo.

También está cerca de conseguir algunos logros personales. Con 13 vuelacercas, por ejemplo, llegará al centenar. Desde aquel 2011 de ensueño, nunca ha dado menos de 14, así que es factible pensar que cruzará esa frontera en 2015.

Únicamente tres shortstops nacidos en Venezuela han logrado dar 100 jonrones en las Grandes Ligas. El primero fue David Concepción (101). Fue seguido por Carlos Guillén (124) y Alex González (157), a quien ya le arrebató la marca de cuadrangulares en una temporada para un criollo de esa posición.


Todavía tiene pendiente su primera cosecha de 100 empujadas y la primera de 100 anotadas, aunque es mucho pedir, en este momento, que recupere su estatus estelar y encima imponga cifras personales. Primero lo primero.

Y lo primero es volver a ser una referencia en la Americana. Tiene el reto de hacerlo en un parque, el Tropicana Field, donde no le ha ido bien (allí ha ligado para .237/.287/.419). Pero su nuevo manager, Kevin Cash, está contento.

Cash lo conoce desde el tiempo en que ambos compartieron con los Indios. Y asegura que en estos entrenamientos ha vuelto a ver al torpedero que alguna vez admiró.

Es un buen comienzo.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico