• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Será capaz de regresar Oswaldo Arcia o su tiempo terminó?

Los scouts aseguran que el apellido Arcia sonará mucho en las Grandes Ligas muy pronto y en los campeonatos por venir.

 

No hay quien dude del talento de Orlando, el joven campocorto de los Cerveceros de Milwaukee. Pero todos elegían a Oswaldo, apenas tres años atrás.

 

Oswaldo Arcia se abrió paso en las menores de los Mellizos de Minnesota y su estreno en las mayores fue clamoroso. Aquellos 14 jonrones en 2013 casi fueron récord para novatos venezolanos. Únicamente Wilson Ramos y Jesús Montero han dado más, 15.

 

Al año siguiente, en apenas 103 juegos, botó otras 20 pelotas. Su éxito estaba cantado.

 

También lo estaban las amenazas que eventualmente desviarían su carrera: los ponches a granel, las pocas bases por bolas y, sobre todo, la falta de confianza de su propia organización, que le envió repetidamente a Triple A.

 

La gerencia de los gemelos no pareció manejar bien los altibajos naturales de un recluta. Arcia se estrenó con 21 años de nacido. A esa edad, la mayoría está en Clase A o Doble A. Era lógico que viviera malos ratos. Estaba en tiempo de aprender.

 

Todavía es joven. Acaba de cumplir 25 años, aunque ciertamente parece desorientado. Tuvo un sólido Spring Training. Mostró chispazos de su talento en abril y mayo. Pero luego cayó en picada, terminó en asignación y finalmente acaba de ser cambiado a los Rays de Tampa Bay.

 

¿Problemas de mecánica, falta de confianza o todo a la vez?

 

En Minnesota creen que ya no tiene vuelta atrás, a pesar del poder nato de su swing.. Si no choca la pelota, no puede llevarla lejos. Y el guante no es su lado fuerte, a diferencia de su hermano.

 

La prensa en Minneapolis y St. Paul ha sido muy crítica con el modo en que la divisa llevó a Arcia. Temen que pueda convertirse en un nuevo David Ortiz, el grandullón en quien no confiaron hace tres lustros, dejándole ir, camino a los Medias Rojas de Boston y posiblemente el Salón de la Fama.

 

La bahía de Tampa es el lugar ideal para que el jardinero anzoatiguense pruebe si está por comenzar sus mejores campañas o si, por el contrario, su declive es definitivo.

 

Estará en una división con estadios proclives a la ofensiva, a diferencia del Target Field, su vieja casa. Y va a jugar.

 

Los Rays son un elenco de bajo presupuesto, guiado por el nuevo análisis, que busca aprovechar bateadores con talento escondido, de potencial buen OBP o buen slugging. Arcia puede aportar lo último.

 

Buscan también jugadores baratos, como el criollo ahora. Peloteros a quienes se les pueda sacar un filón. James Loney lo sabe. Y Ben Zobrist.

 

Ha sido un mal año para los acuáticos, en buena medida por el pésimo rendimiento del inicialista Logan Morrison (.229/.318/.374) y el designado Corey Dickerson (.208/.256/.453). Ninguno de los jardineros Desmond Jennings, Kevin Kiermaier, Steven Souza, Mikie Mahtook y Jaff Decker batea más de .255 y el OPS combinado de los cinco ronda los .650 puntos.

 

Kiermaier, Souza y Mahtook, además, están en la lista de incapacitados. Si hay un sitio donde el nativo de Anaco tiene espacio, es en St. Petersburg. Y sin la presión de ganar.

 

Dependerá de él, de su fortaleza mental y de los ajustes que pueda hacer el coach Derek Shelton, para que en el futuro, en las Grandes Ligas, se hable bien de los dos hermanos Arcia, y no sólo de Orlando.

 

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico