• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El récord imbatible en la LVBP

Richard Garcés regresa a la pelota venezolana. Obviamente, no lo hará como pelotero. Aunque a sus 43 años de edad, todavía podría. Luis Lunar, José Villa y varios pitchers más alargaron su participación hasta más allá de los 40, sólo que él se retiró hace más de un lustro.

El contrato que acaba de recibir el ex grandeliga ha vuelto a poner su nombre en los medios de comunicación. Será coach de los Leones, como lo fue ya de las Águilas. Le toca dar consejos, en vez de no salir a engañar bateadores contrarios.

Garcés fue un buen pitcher. Uno muy bueno. Lo dicen los números.

También lo dicen las anécdotas de quienes debieron enfrentarse con él. Alex Núñez, uno de los bateadores emergentes más reputados en la LVBP este siglo, recuerda que nunca pudo descifrarlo. La tarea se convirtió en angustia. Y como son amigos, el apagafuegos bromeaba con eso, al punto de que una vez le dijo que le avisaría qué pitcheo iba a hacerle en cada lanzamiento. Esa noche también lo ponchó.

Garcés se retiró con 124 salvados en esta pelota. ¿Es una de las marcas imbatibles en el circuito?

En teoría, no debería serlo. Si él llegó hasta allí, y estamos en la era del relevo corto, alguien más podría. El punto, sin embargo, es que cualquier candidato debe empezar casi desde cero: de los 10 serpentineros sobre 50 salvamentos en el beisbol local, únicamente hay uno activo, Francisco Buttó, y parece estar en la parte final del recorrido.

Buttó tiene 86 salvados y 33 años de edad, que cumplirá en mayo. Ya no es cerrador aquí. Claro, pudiera recibir el chance nuevamente. Pocas cosas son más azarosas que un bullpen. Pero su tope personal es 15 en una campaña. Significa que debería recuperar el rol y tener tres zafras más al máximo, para sumar los 38 que le faltan. No es imposible. Ya se verá.

Los que vienen detrás deben hacer el esfuerzo mientras superan también las nuevas limitaciones del beisbol internacional, cuyos grandes salarios en dólares limitan la participación de los peloteros nacionales en sus ligas invernales.

Los 124 salvamentos de Garcés, sin embargo, no representan el mayor escollo para quien busca hacer historia en estos pagos. Las 30 temporadas de Vitico Davalillo y sus 1.505 hits son cifras muy, muy empinadas, y en el montículo hay otras marcas que posiblemente sean imposibles de lograr.

Por ejemplo, los juegos completos. El Carrao Bracho es dueño de la mayor cantidad, con 91. Emilio Cueche le escolta con 75.

¿Cuán difícil es esa meseta? Podemos mirarlo desde esta perspectiva: a partir del año 2000, Ricardo Palma es el pitcher con más completos en la LVBP. El zurdo se anotó 9. Después viene Edwin Hurtado, con 8, y Felipe Lira, con 7..

La tendencia viene acentuándose, conforme las limitaciones venidas del norte y el uso de los relevistas han enviado este logro al olvido. En los últimos 5 campeonatos, nadie ha logrado más de un juego completo por justa. Es más, en ese lapso, sólo 12 veces ha ocurrido que un pitcher abridor ha sacado también el último out del encuentro. Ninguno lo ha hecho dos veces.

Así que es posible que haya otras marcas inalcanzables, más difíciles, incluso, que los 124 rescates de Garcés. Y sin embargo, ese logro hace del aragüeño, probablemente, el interlocutor ideal para quien sea llamado a relevar. Suerte.

 

@IgnacioSerrano | www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico