• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Es real la banda de José Altuve?

Jeff Luhnow salió de ningún lado y convenció a los Astros de comprar su proyecto de comenzar desde cero. Trabajó en las oficinas de los Cardenales, en el área de desarrollo, pero no tenía espacio para crecer.
 
En San Luis tardaban en abrazar el nuevo análisis del beisbol y Luhnow se marchó al sur. Tuvo suerte, aunque para muchos fuera el responsable de la última demolición en Houston.
 
La divisa texana fue el hermano pequeño, casi una escuadra de triple A entre novenas de Grandes Ligas, conforme el gerente general salió de jugadores experimentados para sumar talentos a través de cambios y el draft colegial.
 
Luhnow dijo siempre que era un tiempo de siembra. Que pronto llegaría la cosecha.
 
Los siderales dejaron en el terreno a los Marineros el jueves, para llegar a 7 victorias consecutivas. Durante más de una semana, han dominado el primer lugar de su división.
 
José Altuve es la cara más conocida de la rebelión texana. El rostro más sonreído y más veces fotografiado en la ciudad.
 
Es natural. El Gigante, como le llaman, es uno de los mejores bateadores de la Liga Americana y ha vivido una racha récord, tope ya entre venezolanos, con más de una semana continua sumando juegos de dos o más hits.
 
Altuve es apenas una de varias piezas interesantes de esta divisa. También es una de las pocas originales, junto al jardinero George Springer, el as Dallas Keuchel y el catcher Jason Castro.
 
Luhnow se trajo primero al inicialista Chris Carter, al center Jake Marisnik, al utility Marwin González y sumó para este año al patrullero Colby Rasmus, al designado Evan Gattis y al antealista Luis Valbuena.
 
Es una escuadra con mucha más fuerza que hace una o dos campañas. Con un cuadro interior de buena defensiva. Con mejor promedio de embasado que antes, potencialmente. Con un bullpen más eficiente, que lidera Luke Gregerson, otro recién llegado.
 
¿Persistirán en lo más alto?
 
Aún no les toca, pero no es imposible. Dependerá de sus rivales y, en buena medida, de lo que sean capaces.
 
Altuve es de verdad. También Keuchel. Collin McHugh es un experimento en progreso, rediseñado su arsenal por el cuerpo técnico. Carter y Gattis van a dar muchos más jonrones que en este inicio.
 
Hay peloteros en Houston que son mejores de lo que parecen en la superficie. Casos como Valbuena, habitualmente subestimado por sus bajos averages, pero siempre con poder y un excelente guante. También quedan dudas por responder en el cuerpo de lanzadores, especialmente en la rotación.
 
Pero algo está claro: ha sido divertido ver el primer mes de este equipo armado por Luhnow. La banda de Altuve.

iserrano@el-nacional.com

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico