• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El próximo grandeliga, segunda parte

Un grupo de prospectos venezolanos madura en las ligas menores, casi listo para su graduación.

Algunos  de esos jóvenes no tienen las puertas abiertas ahora mismo, como parece ser el caso de Ramón Flores con los Yanquis. Otros, como Eduardo Rodríguez con los Medias Rojas, deberían estar muy pronto en las mayores.

Hay unos cuantos que posiblemente reciban el llamado a finales de campeonato, al expandirse los rosters. Están en plena maceración y no hay planes urgentes con ellos para 2015, como Renato Núñez, de los Atléticos.

Y está Elías Díaz, el receptor de los Bravos de Margarita, cuyo estatus con los Piratas está en alza.

Díaz es uno de los principales prospectos de los Piratas. Ha subido categoría por categoría, hasta llegar a triple A. Está en una buena campaña y arriba no hay jugadores inamovibles en su posición.

Pero el principal escollo para el zuliano está precisamente en su oficio. Un catcher necesita más tiempo que el resto de los peloteros para aprender los secretos de su profesión, la más difícil del diamante.

Tiene 24 años de edad. Está bateando para .280/.365/.373. Falta que el alto mando en Pittsburgh concluya que la hora llegó.

Eso no es fácil. Los bucaneros esperan pelear por un cupo en los playoffs, lo que implica sopesar con más cuidado la decisión de salir de alguno de los veteranos y llamar al novato.

Esos peloteros con más experiencia son Francisco Cervelli (.250/.299/.305) y Chris Stewart (.286/.276/.321). Entre ambos suman 5 dobles, 3 bases por bolas y 9 empujadas.

A Cervelli se lo trajeron de los Yanquis para darle la titularidad, pero podría terminar convertido en una solución de continuidad, antes que en la solución definitiva.

La dupla de bigleaguers dejará la puerta abierta para una tercera vía, si no mejora sus promedios. A su favor: ellos sí tienen el roce que necesita una divisa contendora. Pero la oficina tendrá la última palabra. El tiempo de Díaz se acerca.

¿Quedan más opciones nativas en las granjas, en lo inmediato?

Aquellos que no están protegidos en el roster de 40 tienen más difícil su llamado, pero no es imposible. Una lesión en el equipo grande, una necesidad forzada, puede allanarles el camino.

Deolis Guerra lleva esperando un lustro por este momento. Luego de cierta inconsistencia, que le llevó a convertirse en relevista, permanece como el último mohicano entre los peloteros entregados por los Mets en el cambio que llevó a Johan Santana a hacer el camino contrario, rumbo a la Gran Manzana.

Deolis tiene 2.12 de efectividad en 9 relevos, con 18 ponches y 5 boletos en 17 innings. Su cambio de velocidad es un arma que retira a zurdos y derechos por igual. Caería bien en Pittsburgh.

Su tocayo Junior Guerra pudiera, a largo plazo, forzar la barra y dar la sorpresa. Le fue muy bien en doble A, se estrenó con éxito en triple A y es un pitcher al que le dan muchos rodados, ideal para el volátil US Cellular Field.

José Gregorio Martínez batea sobre .300 en la principal sucursal de los Astros y Edgar Ibarra tiene 2.13 de efectividad en la mayor filial de los Ángeles, con 14 fusilados y un pasaporte en 12.2 entradas.

¿Y quién será el próximo? En la columna de ayer poníamos a Rodríguez de primero en la fila. En la de hoy, asoman sus caras Díaz, Deolis Guerra e Ibarra. Ya veremos.


@IgnacioSerrano   |   www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico