• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La promesa que es Félix Fermín

Ni siquiera un buen manager es garantía de triunfo.

 

¿Qué hizo que Joe Torre, discreto piloto en sus tiempos iniciales, ganara su placa en el Salón de la Fama de Cooperstown?

 

¿Fue dirigir a los Yanquis, un equipo millonario y bien ensamblado? ¿Hizo aquello despertar un talento que tenía escondido? ¿O cualquier estratega hubiera sido tricampeón con esa nómina, encabezada por Derek Jeter, Jorge Posada, Bernie Williams y Mariano Rivera?

 

Oswaldo Virgil firmó con los Cardenales de Lara en los años 80, poco después de haberse coronado con los Tiburones de La Guaira.  Antes, en los 70, conquistó una corona con los Leones del Caracas y dos más con los Tigres de Aragua. Era el timonel importado más ganador en la LVBP después de Regino Otero, al menos hasta la llegada de Buddy Bailey.

 

Virgil nunca pudo celebrar con los pájaros rojos. Fue su último intento en este circuito. En cambio, un hombre de beisbol apasionado y dicharachero, sin tanto historial como dirigente, quebró la larga sequía de los crepusculares, cuando tuvo la oportunidad de tomar las riendas del club: Domingo Carrasquel.

 

La firma de Félix Fermín no es, necesariamente, la garantía de que los occidentales regresarán a la clasificación y dejarán atrás esas tres eliminaciones que sufrieron en los últimos cuatro años.

 

Lara se metió en la final de 2013 gracias al pitcheo, especialmente a un cuerpo de relevistas que estuvo encabezado por Daniel Farquhar y Yoervis Medina. La mayoría de esos brazos faltó en la zafra siguiente y por ello los pajarracos quedaron fuera de la postemporada apenas unos meses después.

 

Fermín ya probó lo que se siente pasar del cielo al suelo, repentinamente. Con las Águilas Cibaeñas ganó cinco coronas, cifra tope en el beisbol profesional dominicano. Con los Gigantes del Cibao, poco después, no pasó de dos campañas.

 

Su fracaso con estos últimos no necesariamente se debió a una nómina floja. Fue prácticamente el mismo roster que manejó el venezolano Luis Dorante el año anterior, y Dorante marcó su huella en Lidom, metiendo a los Gigantes en la pelea.

 

Bailey era un completo desconocido al venir por primera vez, en la justa 2002-2003, con una corta experiencia como coach en las mayores y una mediana trayectoria como manager de ligas menores. Hoy, el cubano Otero es el único que le aventaja en títulos en este circuito.

 

Tampoco Felipe Alou tenía mayor recorrido cuando el Caracas se lo trajo, pero en un lapso de apenas tres torneos le dio dos campeonatos a la franquicia, entre 1977 y 1980.

 

Manny Acta, otro quisqueyano que pasó por la LVBP, era tan sólo una promesa, un técnico de clase A avanzada, cuando asumió el mando de los Leones, casi por obligación. Terminó siendo un grande de la región, pero no aquí. En la LVBP fue un fracaso, porque no tenía pitcheo que respaldara su gestión; en Dominicana fue campeón con los Tigres del Licey, dirigió en las mayores y de nuevo ganó con los bengalíes hace meses, pero como gerente general.

 

Fermín va a encontrarse con un equipo disfuncional. Con súper estrellas como Luis Jiménez y notables lanzadores jóvenes como Edwin Escobar, pero también con grandes carencias, como la posible ausencia de Escobar, Medina y la mayor parte de esos monticulistas que darían competitividad a los encarnados.

 

Cinco cetros en Lidom es demasiado currículo para no entusiasmarse. No habrá timonel alguno en la 2014-2015 con ese palmarés, ni siquiera en un caso supuesto de ver con los Caribes de Anzoátegui al boricua Eduardo Pérez, que ya ha sido campeón en Puerto Rico.

 

La firma de Fermín es una buena noticia para esta pelota, en general, y para la afición crepuscular, en particular. Venezuela vuelve a estar cerca de este ex infielder, que alguna vez fue cambiado de los Indios de Cleveland a los Marineros de Seattle por Omar Vizquel.

 

Que pueda ganar es otra historia, aunque para sus nuevos parciales es un buen augurio recordar el éxito que los managers de Quisqueya han tenido en nuestra liga, desde Virgil y Alou hasta Julio Franco, el último de esa pequeña expedición antillana a la que ahora se suma Fermín.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico