• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El presente y el futuro de Gerardo Parra

Gerardo Parra era uno de los 10 mejores bateadores de la Liga Nacional a finales de julio. Cuando ya casi habían transcurrido cuatro meses de campeonato, mostraba un estupendo average de .328, con 24 tubeyes, 9 cuadrangulares y .452 de slugging.

En julio parecía que el zuliano estaba destinado a ser el venezolano mejor pagado en esta camada de agentes libres. Sólo restaban dos meses, dejar que la inercia hiciera lo suyo, y listo.

Las cosas no son tan fáciles en las Grandes Ligas. Todavía es posible que Parra tenga el mejor contrato entre los criollos que han entrado al mercado. Pero el panorama cambió en la recta final.

Al toletero zurdo le costó adaptarse al nuevo pitcheo. El cambio de la Nacional a la Americana implicó ver lanzadores diferentes día a día, estudiar nuevos reportes y analizar videos que nunca antes había visto.

Es lógico: hay toda una base de datos diferente, según el circuito donde se juegue. Al nativo de Santa Bárbara le tocó aprender, jugar un spring training en agosto, cuando más necesitaban sus batazos los Orioles. Era posible una merma en sus números.

La línea de Parra cayó a .237/.268/.357 en Baltimore, lo que es todo un contraste con su desempeño en Milwaukee. Los oropéndolas fueron en su búsqueda en el mercado de cambios y no lograron el impulso que querían, con vistas a los playoffs.

Por supuesto que otras variantes impactaron en el desempeño final de ese equipo. Pero la caída del venezolano será vista durante un tiempo como un ingrediente importante del coctel.

¿De qué modo afectará ese tropiezo las legítimas aspiraciones de Parra como agente libre?

Es posible que algunos equipos se cohíban en cuanto a ofrecerle grandes montos a largo plazo. Parra viene de una sólida cosecha, a pesar del capítulo con los oropéndolas, pero ciertamente no ha vivido todavía un gran año con el madero, de esos que marcan un antes y un después.

Equipos inclinados al nuevo análisis, como los Mets, posiblemente duden respecto a ofrecer mucho dinero por muchos años. Pero esas mismas divisas tienen que estar viendo un filón en el occidental, porque es un defensor excepcional y porque en las menores, desde muy joven, fue un bateador consistente.

Todo esto hace de Parra el mejor candidato entre la docena de nativos, poco más, que buscan convenios en el mercado actual.

Todavía tiene 28 años de edad, lo que ofrece la posibilidad de dos o tres justas más al tope de sus condiciones, además de un período de estabilidad relativa que podría durar dos o tres torneos más. Y sus dos guantes de oro no son el producto de la costumbre de managers y coaches al llenar la planilla, como en algunos casos, sino verdadero merecimiento.

Parra puede defender con igual seguridad el centro, el left y el right. Tiene un brazo potente y sabe leer los batazos. Es rápido de piernas, aunque no sea un estafador, y demostró en Milwaukee que puede dar extrabases en un estadio más neutral, tomando en cuenta que creció en el muy ofensivo Chase Field de Arizona.

Un pelotero así, capaz de batear para promedio y slugging, vale oro con un buen pacto multianual. Pero claro, seguimos hablando de potencial, más que de lo dicho por sus números.

¿Hay algún interesado en apostar por esas capacidades? Allí está la clave para lograr el gran contrato que Parra merece.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico