• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Cuál es el número de Odúbel?

¿Qué debe hacer una persona cualquiera para saber cuántos grandeligas venezolanos ha habido?

 Ayer se estrenó Odúbel Herrera. Ángel Nesbitt y Oscar Hernández aguardan su momento, pero ya cobran salario de bigleaguers, unos 2.800 dólares diarios.

 ¿Qué puede hacer ese aficionado normal para precisar la cuenta?

 Puede buscar en Baseball Reference. No hay otro archivo digital o impreso con ese detalle en su base de datos. Así que allá vamos. Y voilá: aparecen 321 hasta 2014. Así que Herrera es el número 322, ¿verdad?

 Error. ¿O no? Veámoslo así: con apenas segundos de diferencia, dos periodistas muy serios en su trabajo, Amador Montes y Manuel Lira, colocaron en Twitter, al consumir su primer turno el novato: debuta el 323 y debuta el 324.

 Que recomience la confusión con uno de los temas más fútiles que haya últimamente: el de la cifra exacta de grandeligas criollos.

 Baseball Reference excluye a dos nativos, porque su lista está hecha a partir del lugar de nacimiento, no de la nacionalidad. Allí faltan Aurelio Monteagudo y Felipe Paulino, que nacieron en el extranjero, pero lanzaron en las mayores con documentación venezolana. Así que Herrera es el 324, como dice Montes.

 Claro que esa lista no oficial, la que cuenta a Monteagudo y Paulino, puede incluir o no a Josh Barfield, nacido en Barquisimeto. Muchos no gustan ponerlo con los demás, porque también es estadounidense. Al excluirlo, volvemos a 323, como dice Lira.

 Pero Héctor Cordido tiene otra idea. El reputado analista dice que en el conteo falta Danny Farquhar, que no tiene la nacionalidad, pero actuó como criollo en la LVBP. Así que volvemos a 324. O pasamos a 325, según esté o no Barfield.

 Farquhar es como el cubano Héctor Martínez, bigleaguer contratado como criollo por el Valencia en los años 60, gracias a que estaba casado con venezolana y el Winter Agreement lo convertía en criollo. Martínez eventualmente adquirió la identidad venezolana, por cierto. ¿Lo sumamos? Serían 326.

 ¿Y qué hacemos con Nésbitt y Hernández? Ya son grandeligas según la oficina del comisionado, sus equipos en las mayores, la Asociación de Peloteros y el fisco de Estados Unidos.

 Hernández habrá cobrado al menos 42.000 dólares si sale de la lista de incapacitados en el mínimo de dos semanas. Obviamente, no es el sueldo de un ligamenorista. ¿Qué pasa si lo bajan sin debutar? No sería el primero. Si recogemos a los 5 a quienes les pasó, llegamos a 332. Y falta Nesbitt.

 ¿Entonces? ¿Qué número le damos a Herrera? ¿Quién es el dueño de la verdad?

 

Twitter: @IgnacioSerrano | www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico