• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Los nuevos Tigres de Aragua

Dos eliminaciones seguidas.

Una nueva junta directiva. El manager Budy Bailey ya fuera de la divisa.

Muchos eran los motivos para dudar de los Tigres esta vez.

Los felinos venían de quedar fuera en dos ocasiones al hilo por primera oportunidad desde el siglo pasado. Fue un punto de quiebre para aquella curtida generación que pergeñó la más sólida dinastía que recuerde la LVBP.

Para más, era necesario esperar a ver el desempeño de una gerencia debutante. ¿Cómo hacer un pronóstico en tales circunstancias? Las bases de la reconstrucción estaban allí, sin embargo.

Illitch Salazar, el gerente deportivo designado por la directiva entrante, había sido parte de la divisa en los últimos años, como uno de los responsables en la detección y fi rma de talentos.

Los jóvenes Teodoro Martínez, Ramón Flores, Wilson Contreras y Renato Núñez, claves en el resurgir de esta temporada, llegaron al elenco como parte de la agresiva adquisición de prospectos llevada a cabo por la administración anterior.

Quedaban, además, varios sobrevivientes de la dinastía, todavía en capacidad de alinear a diario: José Gregorio Martínez, Alex Romero, Héctor Giménez, Yangervis Solarte y últimamente Wilson Ramos..

Carlos Guillén, el presidente a cargo de la transición, emprendió una agresiva política de cambios y adquisiciones, para dar un rostro renovado a la novena, sin ceder competitividad.

Guillén se hizo de Eduardo Escobar, Avisail García, Argenis Díaz, Ronald Belisario, Freddy García y Gustavo Molina (enviado luego al Magallanes para sumar más pitcheo).

Todos fueron importantes en la clasifi cación a la semifi nal, asegurada el sábado, incluyendo a García, que se incorporó de último, pero a tiempo de erigirse en el as necesario para la postemporada.

La importación fue diferente. Quizás sea el mayor éxito de esta zafra para un club que ha dependido peligrosamente de los brazos extranjeros en los últimos tres años.

La rotación fue estable. Más allá de César Carrillo, tuvo puntos altos en Doug Mathis, Jason Lane y Chris Smith. Quizás hubo impaciencia al despedir al cerrador Jon Hunton, un pitcher por quien quizás habría valido la pena esperar, dándole chance de recuperarse como lanzador del séptimo inning. Pero el staf foráneo, en general, fue un acierto y resultó decisivo.

Eso es mucho decir para un grupo de ejecutivos que da sus primeros pasos en la liga y que, como es de esperar, ha recorrido algunos meandros, como el episodio de la supuesta contratación de Álvaro Espinoza como piloto y la fi rma en su lugar de Luis Sojo, a quien luego descubrieron no apto para dirigir la escuadra.

Aquellos meandros tuvieron una desembocadura adecuada en Carlos Subero, un estratega con experiencia, disciplina y rigor en el trabajo, con quien Aragua dejó atrás su único mal momento de la justa, para meterse en los playof s.

Dos campañas esperaron los felinos por la consolidación de la generación que encabezan Flores y compañía. Finalmente, los jóvenes dieron un paso al frente, la importación fue competitiva y todas las piezas encajaron en el puzle.

Falta ver qué pasará en enero, con las bajas que se anuncian. Pero las dos eliminaciones han quedado atrás de muy buen modo. Ya eso es un motivo para celebrar en Maracay.

Twitter: @IgnacioSerrano www.elemergente.com

iserrano@el-nacional.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico