• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La noche más larga del Rey

Félix Hernández tiene un Cy Young en su casa, ha atrapado varios lideratos individuales durante su fructífera carrera y le disputa a Johan Santana el privilegio de ser considerado el mejor pitcher que haya nacido en Venezuela. 

Ahora también es dueño de la peor apertura en la historia para un lanzador criollo en las Grandes Ligas. 

Vaya paradoja la que se desprende de su inesperada presentación del viernes, contra los Astros. 

Hernández recibió ocho carreras y apenas pudo sacar un out. Solamente una vez había tenido un inicio tan corto como ese. Fue en 2007, con 22 años de edad. Pero en aquella ocasión permitió tres rayitas, no estas ocho. 

Víctor Zambrano era el propietario de la que bien podía tomarse como la peor salida para un abridor en la legión que inició el Patón Carrasquel, en 1939. 

Zambrano, por entonces con los Orioles, trataba de alargar su trayectoria en las mayores cuando, el 26 de septiembre de 2007, fue emboscado por los Azulejos en el primer inning. 

El derecho mirandino únicamente duró dos tercios y se fue a las duchas con ocho rayitas en su cuenta, todas merecidas. 

Permitió cuatro hits. Entregó tres boletos. Golpeó a un bateador. Todos los corredores le pisaron el plato. 

Aquella fue la última apertura que haría Zambrano en la gran carpa. Baltimore le dio la pelota dos veces más, ya como relevista, y aceptó cuatro marcas más en 2.2 entradas. Sus mejores tiempos con los entonces llamados Mantarrayas habían terminado hacía mucho. Y su carrera en la MLB terminaba allí. 

Jorge Rondón tuvo una actuación semejante este año, en su estreno con los Rockies. El 1° de mayo fue llamado de triple A y no pudo sacar un out. 

Se marchó al dugout con ocho anotaciones en contra, siete de ellas merecidas. Pero a diferencia de sus dos compatriotas, lo hizo como relevista. 

Ha ocurrido 79 veces que un criollo carga con ocho rayitas en un encuentro. Es algo que puede pasarle a lanzadores como Rondón, pero también a los más curtidos. 

Le pasó en nueve oportunidades a Carlos Zambrano. Le sucedió en cuatro compromisos a Santana. Freddy García lo sufrió en seis ocasiones, la misma cantidad que ahora exhibe ominosamente el Rey. 

Son los riesgos naturales de subir al montículo. Cualquiera tiene una noche mala, seis y más. 

"Félix es humano", resumió el manager Lloyd McClendon después de su única otra mala presentación de 2015. Fue ante los Yanquis y también resultó tiroteado. 

No era necesario que McClendon recordara lo obvio. 

¿Cuán improbable es eso que vivió el derecho de Flor Amarillo? En los últimos 100 años, de acuerdo con el buscador de Baseball Reference, únicamente 27 veces ha pasado que un abridor es castigado con ocho o más anotaciones y saca uno o menos outs. Pero ojo, le pasó a Madison Bumgarner, uno de los ases del presente. Y también a Fergie Jenkins, miembro de Salón de la Fama. 

Pobre Paul Wilson. Vivió esa impotencia en 2003 y de nuevo en 2005. 

Quedará para la historia esta doble contradicción. Hernández quizás sea ya el mejor pitcher venezolano en la historia, pero es dueño también de la peor apertura de todos los tiempos para un nativo, a la espera de que alguien venga a quitarle ese récord. La noche más corta sobre el morrito terminó siendo, metafóricamente, la noche más larga del Rey. 

@IgnacioSerrano

iserrano@el-nacional.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico