• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Cuál es la mejor temporada de Miguel Cabrera?

¿Cuál es la mejor temporada de Miguel Cabrera?

Incluso teniendo en su poder una Triple Corona, como él la tiene, la respuesta a esa pregunta puede ser variada, según los puntos de vista. Así de consistente ha sido el aragüeño.

La más fácil apunta a 2012. Ese año fue el líder de la Liga Americana en average (.330) jonrones (44) y empujadas (139). Para muchos, esos tres departamentos son el epítome del bateo. Por eso forman la Triple Corona tradicional y por eso la fama de toletero único acompaña al inicialista desde entonces.

Pero hay otros modos de verlo. Los promedios, por ejemplo, dicen que 2013 fue mejor.

Aunque esa vez sólo fue líder bate (pero con .348, mucho mejor average que en la campaña precedente), se triplecoronó al estilo moderno, dominando ese departamento y también los promedios de embasado (.442) y slugging (.636), lo que, lógicamente, le dio también el cetro en OPS (1.078).

Esas cifras eclipsaron por mucho lo conseguido en su torneo anterior. Fue un golpe publicitario formidable lo de la Triple Corona, pero su dominio sobre sus colegas tanto en contacto, como en capacidad para evitar ser out y lograr extrabases, fue muy superior un año después.

La siguiente justa también fue excepcional, pese a que bajó todos sus números y únicamente dio 25 vuelacercas. Hoy sabemos que consiguió esa línea de .313/.371/.524 a pesar de haber jugado lesionado durante buena parte del calendario.

Es increíble que alguien tenga esas cifras, soñadas por 99 por ciento de los bateadores, y que las haya conseguido con astillas óseas en el talón y una fisura en el pie.

Hoy Cabrera está sano. Y su buena salud ha permitido que la palabra de su gerente general, Dave Dombrowski, no sea en vano.

Dombrowski advirtió en marzo que su pupilo era candidato a conseguir la mejor cosecha de su vida. Eso, a los 32 años de edad, no es imposible. Pero viniendo de alguien con tales precedentes, ¿no es una expresión exagerada?

No, respondió el ejecutivo, si se toma en consideración que jugó lastimado en las últimas dos temporadas, al punto de ir al quirófano ambas veces, cuando terminó la acción.

Un Cabrera sano está haciendo exactamente eso: poniendo números que pueden darle el mejor torneo de su historial.

¿Exageración? No lo es, incluso si su proyección le pone en camino de lograr apenas 92 anotadas y 31 tubeyes, muy por debajo de sus estándares habituales.

Cabrera lidera a los empujadores y no está lejos de la cima jonronera. Mejor que eso, nuevamente domina la Triple Corona moderna, pues además tiene el mejor average (.345), promedio de embasado (.447) y slugging (.597).

¿Ya vieron cuán parecidos son esos guarismos a los de 2013?

Su OPS ajustado al promedio de la liga fue 190 entonces y es 187 ahora. Su WAR aquella vez (en versión de Baseball Reference) fue 7.3, el mejor de su carrera, y hasta ayer llevaba 3.6, lo que proyecta un WAR incluso superior de 8.7.

Los 20 bambinazos de Albert Pujols representan el único gran contraste respecto a los 15 del maracayero. Tal vez sea esa la razón por la que el cartel de Cabrera no luzca todavía como lo que va en camino de ser, si mantiene el paso actual: aunque parezca increíble, el más reluciente en su carrera.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico