• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El medio cupón de Aníbal Sánchez

Aníbal Sánchez, abridor de los Tigres de Detroit / AP

Aníbal Sánchez, abridor de los Tigres de Detroit / AP

Que un venezolano gane 50 juegos en las grandes ligas no tiene el mismo glamour que hace 20 años, pero permite comparar

Cuando Aníbal Sánchez llegó a 50 victorias, esta semana, se metió en un grupo que integran únicamente 12 lanzadores, con él incluido.

Pudiera parecer un buen momento para trazar una línea y compararlo con los otros 11 que consiguieron el medio cupón, un club que inauguró el Patón Carrasquel en 1949, el año de su adiós.

No es, por mucho, el más joven en llegar a la cifra, un privilegio que corresponde a Félix Hernández y luego a Carlos Zambrano.

En realidad, el único en la docena que no tenía 50 triunfos al momento de cumplir 30 años de edad era el propio Carrasquel, porque llegó tarde a las mayores, en 1939, tres meses antes de cumplir los 27 años de nacido.

Hubo un tiempo en que ganar 50 juegos tenía un valor superlativo para la expedición nacional. Además de ser una cifra redonda, fue la suma exacta de todos los triunfos que consiguió el Patón, precursor de la embajada venezolana en la gran carpa.

Ese registro del pitcher caraqueño cobró mayor valor, conforme pasaron los años y nadie amenazó con quebrarlo, hasta que Luis Leal se convirtió en un miembro estable de la rotación de los Azulejos, en la primera parte de la década de los 80.

Para los aficionados de nuestra generación, aquello fue formidable. Durante poco más de un lustro, entre 1980 y 1985, el larense fue uno de los bigleaguers más admirados en el país, porque cada cinco días subía al morrito allá, porque en tres temporadas seguidas acumuló 12 o 13 lauros y, sobre todo, porque luego venía al circuito local, se enfundaba los colores de los Cardenales y brillaba desde la eliminatoria hasta la Serie del Caribe, sin importar quién era el campeón.

Leal consiguió igualar y superar a Carrasquel en su última campaña en las grandes ligas. Se despidió con 51 victorias, apenas una por encima de su predecesor.

Luego vendría un hiato, hasta que la aparición de Wilson Álvarez, ya en los años 90, permitió a la fanaticada local disfrutar de un as en las mayores.

Álvarez fue el primer as de verdad, legítimo, el número uno de alguna rotación.

No lo fue con los Medias Blancas, donde vivió su mejor etapa a partir de 1991, pero cuando se declaró agente libre, luego del torneo de 1997, firmó el mayor contrato que hasta entonces había conseguido un serpentinero zurdo de cualquier nacionalidad y subió al montículo para el juego inaugural de los por entonces llamados Mantarrayas, hoy Rays, en 1998.

No sólo trituró los registros de Carrasquel y Leal durante su tiempo en Chicago; también se convirtió en el primer venezolano en llegar al centenar de triunfos.

Lamentablemente, cumplió los 30 años de edad en la lista de incapacitados, se perdió las justas de 2000 y 2001, nunca pudo volver a ser un abridor dominante y terminó su carrera como relevista, en 2005, con 102 lauros.

Nada de eso puede compararse con lo que vino después: las siguientes dos generaciones que siguieron al zuliano han sido las más brillantes para la exportación nacional, con Sánchez, Hernández, Zambrano, Johan Santana, Freddy García, Kelvim Escobar, Omar Daal, Carlos Silva y Tony Armas. 

Esos nueve completan la docena de monticulistas que lograron el medio cupón, sumados a los tres primeros en llegar a la cima, y García hasta triplicó al Patón. Hace mucho que la media centena perdió el glamour que tenía para los aficionados nativos.

Para Sánchez, además, sirve de poco para medir su habilidad, por haber pasado la mayor parte de su carrera con un equipo, los Marlins, acostumbrado a los altibajos en la tabla de posiciones.

Ahora que está con los Tigres, en la edad ideal para dar lo mejor de sí, quizás llegue mucho más de prisa a su próxima meta, los 100 lauros. Ojalá.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico