• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El legado de Ryan Braun

Ryan Braun cambiará el beisbol para siempre.

Quizás haya pensado en eso cuando decidió doparse y potenciar sus ya extraordinarias condiciones. Quizás soñó con récords y las decenas de millones de dólares que eso le depararía.

La huella de Braun, sin embargo, será otra, muy distinta a la anhelada por él y su vanidad.

Sin proponérselo, su legado beneficiará a las grandes ligas. El escándalo de Biogénesis marcará ese antes y después que el comisionado Bud Selig buscó desde que propulsó la redacción del Reporte Mitchell.

Las suspensiones a Braun y Alex Rodríguez, cuyo castigo también es inminente, impactarán en las futuras negociaciones de contratos multianuales entre equipos y peloteros.

Los Cerveceros y los Yanquis están condenados en ambos casos. En las condiciones actuales, deberán pagar salarios descomunales a peloteros que no valdrán lo que dicen sus convenios vigentes.

No se trata del rendimiento deportivo, que muy posiblemente bajará, bien sea por la imposibilidad de usar esteroides o simplemente por la edad.

Pongamos por caso a A-Rod: sus batazos no valían los 30 millones de dólares en promedio que aceptaron entregarle anualmente los neoyorquinos. El verdadero negocio estaba en la venta de camisetas y objetos relacionados con el antesalista, especialmente cuando se acercara a las marcas de jonrones de Babe Ruth, Hank Aaron y Barry Bonds.

Todo eso luce imposible ya. No habrá carrera de cuadrangulares, no habrá promociones, no habrá camisetas especiales y hasta es posible que el rendimiento de Rodríguez, plagado de lesiones y acercándose a los 40 años de edad, no sea ni la sombra de lo que fue.

¿Y Braun? El diario Milwaukee Journal-Sentinel le dedicó un editorial, nada menos, y allí el periódico pidió al propietario de los Cerveceros, Mark Attanasio, que despida al jardinero izquierdo, que cargue con la deuda de pagarle por no jugar y que sirva ello de ejemplo para limpiar al deporte y a los lupulosos.

Esto es inviable e irreal. Pero el futuro será distinto.

Así como las marcas patrocinadoras incluyen una cláusula en la que se reservan el derecho de terminar un contrato por causas morales y así como los clubes pueden anular lo firmado en caso de que un pelotero se lesione practicando otros deportes, haciendo escalada o volando un ultraliviano, del mismo modo veremos la aparición de cláusulas en convenios multianuales, mediante las cuales los equipos se protegerán de un jugador sorprendido por dopaje.

Será algo así como casarse con separación de bienes, algo imposible ahora mismo en la gran carpa.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico