• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El largo sueño de Omar López

Omar López tenía 20 años de edad cuando debutó en la pelota venezolana. Venía de su segunda temporada en categoría de novatos, con los Medias Blancas, y claro que pensaba en grande.

 

Por aquel entonces, este valenciano pertenecía al Magallanes y seguramente soñaba con llegar algún día a las grandes ligas. Venía de poner una buena línea ofensiva en la sucursal de Chicago, con .276/.369/.353, y durante algunas semanas acompañó a los turcos por los estadios de la LVBP.

 

En aquel entonces no existía el roster semanal en nuestro circuito. Un novato podía estar toda la campaña con la divisa y de vez en cuando ser incluido en el roster diario. Así fue como López vio acción en siete juegos, tomó una docena de turnos, largó tres hits y anotó dos carreras.

 

El joven cuya aspiración era hacer del beisbol su forma de vida, que quería codearse con las principales estrellas de este beisbol, jamás volvió a jugar en la LVBP y únicamente sumó una temporada más en las menores.

 

Pero la carrera de López no terminó allí. En realidad, estaba apenas por comenzar.

 

El tercera base que veía en Edgardo Alfonso su modelo a seguir, que compartía con Magglio Ordóñez en las granjas de los patiblancos y formaba parte del nutrido grupo de criollos firmados para los Navegantes por Alfredo Guadarrama y Juan José Ávila, está de regreso, con la posibilidad de hacer un recorrido mucho más largo y fructífero que en la primera oportunidad.

 

Ahora López es el manager de los Caribes.

 

Samuel Moscatel, gerente general de la tribu, hizo el anuncio oficial este lunes. Desde el mes pasado se esperaba el nombramiento. Luego de manejar varias opciones extranjeras muy atrayentes (el boricua Eduardo Pérez, el cubano Julio Viñas), Anzoátegui decidió asumir un riesgo.

 

Un piloto criollo debutante, el único de la próxima zafra, dirigirá a los aborígenes.

 

López conoce el oficio. Está en su octava justa de experiencia en las menores, después de trabajar en la Venezuelan Summer League, en novatos, en clase A de temporada corta y en A media, siempre con los Astros.

 

Es el campeón defensor de la Liga del Medio Oeste. Fue coach de Alfredo Pedrique con los propios orientales, desde la 2012-2013. Y ha sido discípulo de Pedrique desde mucho antes, desde los tiempos en que ambos compartían en la nave y en Houston, y el ex timonel de Arizona intuía un futuro como dirigente en el antiguo antesalista carabobeño.

 

López también es joven, lo que significa un reto para él y la novena. En enero cumplió 37 años de edad y, aunque viene de ganar su último torneo en las menores, tendrá a partir de septiembre la mayor responsabilidad de su vida profesional.

 

Los últimos antecedentes en la pelota local son auspiciosos para él.

 

Carlos Subero tenía apenas 34 años de nacido y venía de conducir precisamente en clase A media, en la misma Liga del Medio Oeste, cuando el azar le puso al frente de los Leones en la 2005-2006, en sustitución del renunciante Omar Malavé.

 

Subero metió al Caracas en los playoffs, con un buen remate, y celebró la conquista tanto del título local como de la Serie del Caribe.

 

Marco Davalillo había estado al frente de los Caribes en unos pocos duelos, básicamente como suplente de su padre Pompeyo, cuando asumió la conducción de la tribu en la 2007-2008, ya a tiempo completo.

 

Davalillo no fue campeón, pero sí levantó a una divisa encaminada a la eliminación, la metió en los playoffs y ganó su primer galardón como Manager del Año.

 

Eduardo Pérez nunca había sido estratega, hasta que fue contratado como tal por las Águilas para la 2008-2009. También metió a su elenco en la semifinal, como volvió a hacerlo al año siguiente, aunque no fue renovado y pasó tres años lejos del circuito. Ahora vuelve al frente de los rapaces.

 

Ejemplos como esos estimulan a López, con vistas a su debut. Malavé también fue un exitoso timonel desde sus inicios. Pero el camino hacia el objetivo final puede ser largo.

 

El propio Pedrique fue dado de baja por Magallanes y Oriente cuando daba sus primeros pasos. Luis Dorante se convirtió en un habitué de los playoffs, pero aún sin corona. La primera experiencia de Luis Sojo con los Cardenales empezó bien y terminó con su despido.

 

Los Caribes tienen una nómina interesante, que les ha metido en dos de las últimas cuatro finales. Cuentan con veteranos todavía en su punto. Tienen brazos atractivos, aunque mayormente mozos.

 

Necesitan reforzar posiciones. Un catcher con experiencia, pero todavía joven, caería como una bendición, en la necesidad de contar con talento que dé el paso al frente cuando los presentes se marchen y mientras llegan los que están en ascenso. Está por verse qué pasa con el interés por Oswaldo Arcia y, como casi todos en la LVBP, anhelan sumar pitcheo abridor.

 

Ese es el equipo con el que trabajará López, en medio del lento, pero paulatino apogeo que la novena ha tenido en su feudo.

 

Anzoátegui necesita mantenerse como una divisa ganadora, para seguir entusiasmando a su creciente afición. Es el mayor reto que puede enfrentar un debutante. Pero si éste tiene el pedigrí heredado de Pedrique, llega con un paso de ventaja.

 

Es una fiesta que nuestra pelota tenga un manager de estreno. Bienvenido, Omar López.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico