• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El largo camino que le queda al Kid

Francisco Rodríguez volvió a hacerlo. Es el pitcher más joven en llegar a 350 salvados y uno de los 10 lanzadores con más rescates en la historia. Ya es tiempo de hablar de la posibilidad que tiene de alcanzar al mejor de todas las épocas, ¿verdad?

En realidad, no.

Aunque el caraqueño le lleva un año de ventaja a Trevor Hoffman y dos a Mariano Rivera, ocupantes de la azotea en el escalafón histórico de salvadores, el camino que le queda por recorrer es largo. Demasiado largo.

Por supuesto que no es imposible. Si aquellos lo hicieron, alguien más puede. Además, es un estupendo aval ese de ser el brazo más joven con 150, 200, 250, 300 y ahora 350 rescates. Eso pesa y tiene significación.

Pero he aquí un detalle: para llegarle a Hoffman, Rodríguez necesita 251 salvamentos más; y para dar caza a Rivera, requiere 302.

Los primeros 300 le tomaron 12 temporadas al venezolano. Sí, en cuatro de esas campañas no fue cerrador a tiempo completo y en una quinta, la primera, apenas lanzó en cinco juegos. Pero aún restando eso, necesitaría siete torneos a tope, con 43 salvados anuales, para igualar al legendario panameño en lo alto, a los 40 años de edad y en 2022.

Es empinada la cuesta, ¿verdad?

Menos complejo es el tercer lugar de todos los tiempos. Lee Smith espera allá arriba, con 478. Son apenas 128 más que el Kid. Parece estar a su alcance.

La carrera del caraqueño ha sido excepcional. Pocos trabajos son más inestables que el suyo. Un abridor puede mezclar buenas y malas salidas, manteniéndose en la rotación. Un cerrojo que fracase 25 por ciento de las veces no dura en el puesto.

Rodríguez ha recibido 413 oportunidades para salvar y ha convertido con éxito 85 por ciento. Pero la cuenta incluye desempeños como setup, que es donde ha presentado mayor porcentaje de fallo y donde la realidad muestra que no son ocasiones de rescate en toda la extensión del término, ya que a menudo ocurren en el sexto, séptimo u octavo innings.

Los vaivenes en el rendimiento no son la única razón por la que la carrera de los relevistas es azarosa. También las lesiones.

En algunos casos, se trata de dolencias mayores. Rafael Betancourt perdió más de una temporada por causa de la cirugía Tommy John, y un astro del bullpen como Joe Nathan está a punto de someterse a su segunda reconstrucción del codo.

Rob Nenn era el más joven en llegar a 300 salvamentos, antes del Kid. Lo hizo en 2002, cuando sumó 43. Jamás volvió a lanzar después de esa zafra, porque en los playoffs se lesionó el hombro y perdió su carrera.

En otros casos, el desgaste ocurre lentamente, por uso y abuso del brazo. Juan Rincón fue uno de los serpentineros más efectivos de Venezuela, hasta que poco a poco fue extinguiéndose su capacidad para sacar outs.

Esa es una de las razones por las que la velocidad de casi todos los tiradores se reduce año a año. Rodríguez bajaba la recta a 94-95 millas por hora en sus primeros tiempos. Ahora promedia 90-91.

Casos como Hoffman y Rivera son excepcionales. Por eso van a estar en el Salón de la Fama.

El Kid ha sido consistente como pocos. Como muy pocos. Ha evadido las lesiones, otro mérito grande. Y es, sin dudas, el único candidato claro a superar los 500 rescates, hoy.

Pero el camino al cielo donde está Rivera apenas comienza.



@IgnacioSerrano  |  www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico