• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El impulso promocional de la pelota cubana

Henry Urrutia es la última novedad de Cuba. El jardinero, nacido en Las Tunas hace 26 años, fue subido el viernes por los Orioles. “Bateó .365 en su país”, recordó a CBS Sports el gerente general de Baltimore, Dan Duquette. “Pasó dos años sin jugar, lo enviamos a doble A y volvió a batear .365. Lo subimos a triple A y bateó .365 otra vez. No consigues bateadores de .365 todo el tiempo”. La pelota cubana ha recibido un impulso promocional últimamente, gracias a la estruendosa llegada a las mayores de Yasiel Puig y a la victoria de Yoenis Céspedes en el Derby de Jonrones. Dos lanzadores, el derecho Odrisamer Despaigne y el zurdo Misael Siverio, abandonaron a sus equipos en gira por Europa y Estados Unidos, para sumarse a Miguel Alfredo González y Dailer Hinojosa, quienes buscan iniciar una carrera en el norte. Todavía está fresco el anuncio del regreso de la isla a la Serie del Caribe. Y ahora surge el presidente de la Federación Cubana de Beisbol Amateur, Higinio Vélez, con el anuncio de que los peloteros de la más grande de las Antillas recibirán permiso para jugar pelota profesional.

 ¿Hasta dónde alcanza el anuncio? Vélez, cuya declaración completa puede escucharse en el buen blog Zona de Strike (zonadestrike.wordpress.com) dijo, en su intervención: “Es una política de la federación, cumpliendo con un anhelo de nuestros jugadores y del pueblo, de insertar al beisbol (cubano) en el mundo y haciéndolo fundamentalmente en períodos que no afecten el espectáculo de la Serie Nacional”. La clave está en revelar que se trata de una política del ente federativo, lo que implica que cuenta con la bendición del gobierno de la isla. Hasta ahora, únicamente un puñado de figuras había podido ir libremente a circuitos rentados: Omar Linares a Japón, hace una década, como un premio a su trayectoria, ya en el final de su carrera, y últimamente Michel Enríquez, Alfredo Despaigne y Yordanis Samón, quienes fueron autorizados para reforzar al Campeche, en México. ¿Es el principio de la apertura definitiva? ¿Veremos pronto en las grandes ligas a los mejores peloteros cubanos? ¿Podrán Puig, Céspedes, Aroldis Chapman y los otros 11 bigleaguers de hoy defender a su país en el próximo Clásico Mundial?

 Las señales son auspiciosas, pero es conveniente moderar las expectativas. Cuba suele ir en cámara lenta cuando se trata de aplicar cambios. El regreso a la Serie del Caribe llevó dos lustros de negociaciones. Ni qué hablar de las reformas que el presidente Raúl Castro ha prometido para la economía cubiche. No es casual que Granma y Juventud Rebelde no hayan publicado algo más sobre el tema, al menos hasta el viernes. Dos aspectos matizan el futuro inmediato. Como Vélez advirtió, los permisos se darán “fundamentalmente en períodos que no afecten el espectáculo de la Serie Nacional”. Por otro lado, el bloqueo económico de Estados Unidos prohíbe la contratación de jugadores en Cuba, salvo que hayan emigrado, como recordó la revista Universo Beisbol (su más reciente artículo sobre el tema es esclarecedor, está muy bien documentado y puede leerse en universobeisbol.wordpress.com). Mientras no se levante ese anacrónico bloqueo, quedarán obstáculos. Por ahora, los torneos en México, Japón, Europa y tal vez Corea del Sur o Taiwán podrán beneficiarse. El calendario de la Serie Nacional será una limitante, en principio, y habrá que seguir la evolución del caso. Pero algo es seguro: así como se abrirá una fuente de divisas para Cuba, también crecerán las oportunidades para que nuevas estrellas en ciernes, como Urrutia, decidan su propio rumbo y se incorporen al beisbol mundial.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico