• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La huella cubana en nuestra pelota

Mucho antes que Félix Pérez, las estrellas cubanas nutrieron nuestra pelota.

Pérez es la última figura en una larga fila que comenzó incluso antes de nacer la LVBP. Fue el gran productor de la temporada 2014-2015. Es casi seguro su regreso con los Leones.

Así como él, muchos antillanos vinieron al país a ganarse la vida, tras dejar la isla. Algunos se quedaron y formaron hogar en Venezuela, como Aurelio Monteagudo, Pelayo Chacón y Héctor Martínez. Otros fueron y vinieron, pero brillaron durante años.

Diego Seguí ocupa el segundo lugar de todos los tiempos en la lista de triunfos entre lanzadores de la pelota profesional local. De no haber sido tan prolífico el Carrao Bracho, sería el número uno en esa cuenta.

Luis Tiant tiene una estatuilla en el Salón de la Fama de Valencia, al igual que Seguí. Su leyenda con el Caracas y el no-hitter que le lanzó con La Guaira aún persisten en la memoria colectiva de nuestra pelota.

Cocaína García engrandeció nuestro beisbol romántico de la Primera División.

La apertura política en Cuba y su acercamiento a la Confederación del Caribe permitirá que ahora no sólo vengan aquellos peloteros que emigraron de la isla. También vendrán protagonistas de la Serie Nacional, esos que ganaron la pasada Serie del Caribe, los que aún no se radican en el exterior.

Es intrigante esta noticia: saber que ya varios equipos de la LVBP han iniciado contactos para traer importados directamente de Cuba. ¿Serán tan buenos como esos jóvenes que últimamente se disputan en las Grandes Ligas? ¿Cuánto valdrán? ¿Usarán Venezuela como un puente? ¿Cuál será su impacto? Lo sabremos en octubre.

Algunos ya han jugado en el exterior, para luego volver a casa. Omar Linares, “El Niño”, uno de los jugadores más célebres de la gran Antilla en el último medio siglo, recibió permiso para ser parte de la NPB del Japón antes de finalizar su carrera. Otros siguieron los pasos de Linares y unos cuantos más han ido a México, más recientemente.

El interés cada vez más creciente en la MLB hace que la novedad sea doblemente llamativa. En un pasado no muy lejano, las selecciones cubanas viajaban con un férreo dispositivo de seguridad, a fin de evitar huidas.

Nos dicen que acá no habrá tratos distintos al que reciben los demás importados. Puede que sea así.

Linares y sus émulos recibieron permisos porque se sabía de su lealtad al sistema político que ha existido en la isla desde 1959. Pero los tiempos están cambiando, los presidentes Barack Obama y Raúl Castro se estrechan las manos y China es un gran productor de bienes de consumo masivo.

Será entretenido ver cómo evoluciona el asunto. Y ver cuántos de ellos van a la Serie del Caribe, el torneo que ganaron en febrero con Pinar del Río y al que ahora asistirán como importados.

 Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico