• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El heredero de David Concepción

Cientos de venezolanos se hicieron seguidores de los Rojos en los años 70, gracias a David Concepción y su liderazgo en la Gran Maquinaria Roja.

En parte por la influencia de la televisión y en parte por el tiempo que Concepción pasó con Cincinnati, nada menos que 19 años, aquella ciudad dejó una marca en Venezuela, profundizada cuando el Rey David fue exaltado al Salón de la Fama de la divisa y su número 13 fue retirado en el Great American Ballpark.

No ha brillado otro shortstop criollo en esa urbe, desde entonces. Alex González llegó a firmar un contrato de tres temporadas a mediados de la década pasada, pero se lesionó una rodilla, fue operado y estuvo en la lista de incapacitados durante buena parte de aquel pacto.

La espera por un heredero nativo del gran Concepción está por terminar. La adquisición de Eugenio Suárez, el jueves, fue recibida con poco estruendo, pero posiblemente haya marcado el futuro inmediato de los escarlatas, al menos en las paradas cortas.

"Suárez nos da profundidad en una posición donde no la tenemos", declaró el gerente general Walt Jocketty al Cincinnati Enquirer.

El nativo de Puerto Ordaz tuvo un firme inicio con los Tigres, esta temporada. La lesión del cubano José Iglesias, la edad de González y la incapacidad de otras alternativas hicieron que el presidente de los felinos, Dave Dombrowski, volteara a las menores y llamara al guayanés..

Suárez fue bajando el paso. Aquellos batazos de la primera mitad mermaron. Era de esperarse. Tenía 22 años de edad, al ser subido a la gran carpa. Apenas pasó por triple A, antes de ser llevado a las mayores. Llegó a una escuadra urgida por ganar, sin mucho espacio para aprender.

La línea ofensiva del torpedero caraquista cerró en ..242/.316/.336/.652. No dice mucho. Pensando en el futuro, necesita mejorar su promedio de embasado y sumar extrabases, no hablemos ya de su average.

Pero Jocketty no exageraba al hablar con el Enquirer. No sólo porque las granjas de los Rojos carecen de un shortstop legítimo a las puertas del equipo grande, sino porque Zack Cozart, el dueño de la posición, está lejos de parecer inamovible.

Cozart es un especialista de la defensiva. Como el venezolano. Pero nunca ha sido un bateador hábil. Viene de ligar para ..221/.268/.300/.568. Lo suyo, a diferencia de Suárez, no parece tener remedio: tiene 29 años de nacido. Es una tendencia desde su salto al profesional.

Eso explica el movimiento. El criollo se quedó sin lugar en Detroit, al sanar Iglesias, y Cincinnati entregó por él nada menos que a Alfredo Simón, uno de sus cinco abridores. Eso es dar demasiado a cambio de un suplente. Es seguro que hay planes con él.

La edad de Suárez y sus números en las menores permiten creer que cuenta con espacio para desarrollar su ofensiva. Bateó para ..278/.362/.415/.777 en las divisiones inferiores de los felinos. Esas cifras sí prometen.

Concepción tardó en convertirse en un peligro con el madero. Sólo en su cuarta campaña logró poner sobre .700 su OPS. Pero terminó como tercer bate de los Rojos, a comienzos de los 80.

Ahora llega a Cincinnati un compatriota del aragüeño, como inesperado heredero de la posición. En febrero comenzará su lucha por convertirse en el sucesor del Rey David.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico