• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Los otros grandeligas de Venezuela

Miguel Hernández tiene dos semanas atareadas. Desde el 9 este mes, dirige las tareas que día a día se llevan a cabo en el Venezuelan Umpire Camp, el programa de formación que es parte fundamental del proyecto de mejora del arbitraje local.

El proyecto ha dado frutos.

Tres de sus alumnos acaban de ganarse una oportunidad en las menores, luego de asistir al curso realizado por MiLB y aprobar los exámenes de la Umpire School, en Florida.

Con Emil Jiménez, Raúl Moreno y José Navas se eleva a 10 la cifra de jueces criollos en la pelota organizada. Ya no es necesario ser pelotero para alcanzar las Grandes Ligas.

Manuel González lo comprobó hace un lustro, cuando fue invitado por primera vez a los juegos de exhibición. Ir al spring training fue el aviso de que, con algo más de trabajo, llegaría a las mayores como árbitro. Hoy es otro bigleaguer.

Carlos Torres es el más adelantado entre sus colegas. Este año también estará en los entrenamientos, sometido a las últimas pruebas que deben pasar los hombres de azul para entrar a la nómina arbitral en la MLB.

El siguiente paso, si continúa sobresaliendo en triple A, será convertirse en suplente y ser subido de cuando en cuando, conforme alguien tome una vacación o requiera de un permiso temporal. Así ocurrió con González, durante su progresivo ascenso.

Robert Moreno también irá a triple A. Jorge Terán y David Arrieta estarán en doble A. Jonathan Parra y Edwin Moscoso trabajarán en clase A.

El crecimiento de los umpires es una buena noticia para la LVBP y también una muestra de la proyección que tienen los venezolanos en la mejor pelota del mundo.

Miguel Cairo es asistente de la gerencia general en Cincinnati. Sigue los pasos de otros compatriotas que han tenido esa responsabilidad: Alfredo Pedrique con Houston, y antes el legendario Andrés Reiner, que cumplió esas tareas con los Astros y los Rays, organización, esta última, donde diseñó el programa de captación y desarrollo que sigue Tampa Bay en nuestro país.

Falta un manager. Después de Pedrique y Oswaldo Guillén, no ha sido posible ver un piloto nativo en la gran carpa, aunque la lista de técnicos en las granjas sigue creciendo.

El periodista Alejandro Álvarez Camino publicó ayer casi cuatro decenas de nombres, entre estrategas y coaches ligamenoristas.

Algunos tienen muchos años en su actual ocupación. Javier Bracamonte se incorporó al staff de Houston como ayudante, recomendado por su amigo y entonces figura de la divisa Richard Hidalgo. Cuando Roger Clemens pertenecía al club y necesitaba un catcher para lanzar bullpen, durante las giras de la novena, Bracamonte se quedaba en la ciudad y le recibía los pitcheos. Hoy es coach asistente de los texanos, a tiempo completo.

Omar Vizquel y Eduardo Pérez probablemente son los instructores con mayor nombradía entre los instructores venezolanos que trabajan en las Grandes Ligas. Ambos han sido citados ya como managers del futuro en distintos medios del norte. A Vizquel lo asomaron cuando los Rangers necesitaron un sucesor para Ron Washington. A Pérez mencionaron como alternativa de los Indios, hace un tiempo.

Bracamonte soñó con llegar a las mayores como pelotero.

Esta semana él abre los campos de entrenamiento. Sueño cumplido. También es un bigleaguer.

iserrano@el-nacional.com

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico